Chapter

Apéndice IV. Relaciones del FMI con otros organismos internacionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2001
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Durante el ejercicio 2001, el FMI intensificó los esfuerzos por reorientar sus operaciones, fomentar la estabilidad financiera internacional y ayudar a los países miembros a aprovechar las oportunidades que ofrece la globalización. Como parte de estos esfuerzos, una tarea clave consistió en evaluar la relación del FMI con otras instituciones internacionales y establecer con mayor claridad la repartición de tareas entre ellas. El objetivo ha sido reforzar la colaboración, armonizando las políticas y mejorando la eficacia de las operaciones conjuntas, manteniendo al mismo tiempo el impacto de las mismas. Estas instituciones comprenden el Banco Mundial, las Naciones Unidas (ONU) y sus organismos especializados, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco de Pagos Internacionales (BPI), los bancos regionales de desarrollo y los grupos intergubernamentales.

Representación regional y enlaces con grupos intergubernamentales

Una parte importante de las relaciones del FMI con organismos internacionales se lleva a cabo a través de la Oficina Europea (en París), la Oficina de Ginebra y la Oficina Regional para Asia y el Pacífico (en Tokio).

La Oficina Europea mantiene relaciones con las instituciones internacionales y regionales con sede en Europa y ofrece respaldo en las tareas de supervisión regional y multilateral que lleva a cabo el FMI en Europa. Los funcionarios de la oficina asisten periódicamente a las reuniones de la OCDE en París, en particular a las del Comité de Política Económica (CPE), el Comité de Examen de las Situaciones Económicas y de los Problemas del Desarrollo (Comité EDR) y el Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD). Estos funcionarios y los de la sede del FMI en Washington asisten a reuniones de otros comités especializados y grupos de trabajo de la OCDE, y el consejero económico participa normalmente en las reuniones del Grupo de Trabajo No. 3 del CPE. Estas relaciones de los funcionarios del FMI con la OCDE tienen por objeto garantizar un intercambio de información sobre análisis económicos y evaluaciones de política que beneficie a ambas instituciones. La Oficina Europea también mantiene contactos con las instituciones de la Unión Europea en Bruselas y Francfort, así como con el BPI en Basilea. El director gerente asistió a las reuniones ordinarias del BPI en julio de 2000 y nuevamente en enero de 2001. Por último, los funcionarios de esta oficina también participan en la Secretaría del Grupo de los Diez y mantienen relaciones estrechas con la oficina del Banco Mundial en Europa en el marco de los crecientes esfuerzos del FMI por ampliar las actividades de difusión y las comunicaciones externas en Europa.

La Oficina de Ginebra sigue de cerca las actividades de los organismos socioeconómicos con sede en Ginebra, las analiza e informa sobre las mismas, en particular en lo que se refiere al sistema multilateral de comercio, así como a la evolución de las cuestiones relacionadas con el comercio en la Unión Europea. Estas instituciones comprenden la OMC, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Comisión Económica para Europa (CEPE) y la Unión Interparlamentaria.

La Oficina Regional para Asia y el Pacífico facilita la supervisión que lleva a cabo el FMI en las economías de Asia y fomenta las actividades de la institución en la región. Esta Oficina colabora estrechamente con varios grupos regionales, como el Consejo de la Cooperación Económica en Asia y el Pacífico (APEC), la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), el Foro del Pacífico Sur (FORUM), la Conferencia de Jefes de Estado de las Islas del Pacífico y el Grupo Marco de Manila. Esta Oficina también mantiene estrecho contacto con el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) y la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), así como con la oficina del Banco Mundial en Japón. Facilita asimismo la participación del FMI en las reuniones del Grupo Consultivo de países donantes que se celebran en Asia y la región del Pacífico.

Durante el ejercicio 2001, el FMI participó nuevamente en reuniones y actividades de varios grupos intergubernamentales, como el Grupo de los Siete (G-7), el Grupo de los Diez (G-10), el Grupo de los Veinte (G-20), el Grupo de los Veinticuatro (G-24) y el Foro sobre Estabilidad Financiera (FEF). El director gerente del FMI asistió a la segunda reunión del G-20, celebrada en Montreal, el 25 de octubre de 2000. También asistió a dicha reunión el consejero económico del FMI, quien pronunció el discurso de apertura de la sesión sobre la economía mundial. El 17 de febrero de 2001, el director gerente se reunió con los ministros de Hacienda y los gobernadores de los bancos centrales de los países industriales que forman el G-7, en Palermo, para analizar la evolución económica reciente. El presidente del Banco Mundial también participó en dicha reunión, durante la cual se analizó la reforma de las instituciones financieras internacionales, así como las cuestiones relacionadas con la aplicación de la iniciativa reforzada para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (iniciativa para los PPME) y los esfuerzos por luchar contra el abuso financiero, incluido el blanqueo de dinero.

El 9 de julio de 2000, el director gerente se reunió en Basilea con el presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera (FEF) para un intercambio preliminar de opiniones sobre el Foro y otras cuestiones conexas. Posteriormente, el presidente del FEF participó en calidad de observador en las reuniones de septiembre de 2000 y de abril de 2001 del Comité Monetario y Financiero Internacional y en la Conferencia del Banco Mundial y el FMI sobre Normas Internacionales. Como miembro del FEF, el FMI se encarga de formular, organizar y llevar a cabo evaluaciones sobre la observancia de las normas internacionales por parte de los centros financieros extraterritoriales.

Colaboración con el Banco Mundial

Los desafios a los que se enfrenta la economía mundial, que abarcan desde evitar y resolver crisis financieras hasta luchar contra las causas fundamentales de la pobreza, requieren una colaboración más estrecha que nunca entre las dos instituciones establecidas en Bretton Woods. Desde su creación en 1944, el Banco Mundial y el FMI mantienen vínculos históricos sólidos y duraderos. En cumplimiento de lo que disponen sus respectivos Convenios Constitutivos y el Concordato de 1989 entre ambas instituciones, cada una de ellas desempeña un papel importante y complementario en los esfuerzos por garantizar la estabilidad y el crecimiento de la economía mundial. Ambas instituciones celebran consultas periódicas entre altos funcionarios, participan en las misiones de una y otra institución, asisten a reuniones conjuntas e intercambian documentos.

La colaboración del personal, en materia de asesoramiento sobre políticas y cuestiones operativas, se enriquece con el diálogo continuo que mantienen la gerencia del FMI y la del Banco Mundial. El 5 de septiembre de 2000, el director gerente del FMI y el presidente del Banco Mundial emitieron una declaración conjunta titulada “Una asociación reforzada para el crecimiento sostenible y la reducción de la pobreza”. En dicha declaración se presenta una visión compartida por ambas instituciones y se esbozan los principios destinados a reforzar la cooperación. Se definen las funciones respectivas de las dos instituciones, subrayando la importancia de centrarse en atribuciones y competencias fundamentales de cada una. Un ejemplo de esta asociación reforzada fue la primera visita conjunta a África del director gerente del FMI y el presidente del Banco Mundial en febrero de 2001 (véase el recuadro 5.3).

Con el objetivo de ampliar el intercambio de información e intensificar la coordinación del programa de trabajo, el Comité de Enlace para el Sector Financiero del Banco y el FMI, establecido en 1998, ha formulado directrices sobre la colaboración entre las dos instituciones en las actividades relacionadas con el sector financiero. Una de las iniciativas del Comité, denominada programa de evaluación del sector financiero (PESF), que se puso en marcha como proyecto piloto en mayo de 1999 y se renovó durante el ejercicio 2001 (véase el capítulo 3), tiene por objeto ampliar el alcance y mejorar el análisis de los sistemas financieros de los países miembros mediante una colaboración más estrecha entre el Banco y el FMI. Las dos instituciones también colaboran en un proyecto conexo, cuyo objetivo es fomentar el uso de normas y códigos internacionales y evaluar la observancia de ciertas normas por parte de los países miembros. El FMI dirige las actividades en algunos ámbitos y el Banco en otros.

El Banco y el FMI también colaboran en los ámbitos del crecimiento, la reducción de la pobreza y el alivio de la deuda. El Comité Conjunto de Ejecución, establecido a principios del ejercicio 2001, coordina la labor relacionada con dos proyectos prioritarios emprendidos conjuntamente por el Banco y el FMI: la iniciativa reforzada para los PPME y el proceso de formulación y aplicación de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP). (Véase más información sobre la colaboración del Banco y el FMI en este ámbito en el capítulo 5.)

Los funcionarios del Banco y el FMI han llevado a cabo una serie de actividades orientadas a facilitar la aplicación del nuevo enfoque. Por ejemplo, a finales del ejercicio 2001, se realizaron evaluaciones detalladas del funcionamiento de los sistemas de gestión del gasto público en 25 países pobres muy endeudados a fin de identificar los aspectos positivos y negativos de dichos sistemas, con miras a elaborar planes de acción orientados a fortalecer esta capacidad. El Comité Conjunto de Ejecución también ha establecido un grupo de trabajo que se encarga de la evaluación de los efectos sociales en los países que participan en el proceso de formulación y aplicación de los DELP. Este grupo está preparando un programa de trabajo para analizar los actuales programas de evaluación de los efectos sociales en una muestra de países que participan en el proceso de elaboración de los DELP y para poner en marcha varios programas piloto durante el resto del año calendario. El personal del Banco y el FMI también ha colaborado en las actividades relacionadas con la racionalización de la condicionalidad, centrándose en algunas medidas clave para el éxito de la estrategia de cada país y limitando la condicionalidad de los programas respaldados por el Banco y el FMI a aquellos ámbitos en que cada una de las instituciones tiene experiencia y entran en la esfera de su competencia.

A fin de mejorar la gestión del riesgo y la administración del sector público y ayudar a los gobiernos a reducir su vulnerabilidad externa, el Banco y el FMI han preparado y publicado una serie de Directrices para la gestión de la deuda pública. Otras cuestiones de interés mutuo son los esfuerzos para luchar contra el blanqueo de dinero, brindar asistencia a los países en etapa de posguerra y alcanzar los objetivos de desarrollo internacional.

Relaciones con las Naciones Unidas

Durante el ejercicio 2001, el FMI mantuvo una estrecha colaboración con las Naciones Unidas, a través del representante especial del FMI ante la ONU y de otros múltiples contactos institucionales. El mandato del representante especial, que desempeña sus actividades desde la Oficina del FMI en las Naciones Unidas, en Nueva York, es fomentar la comunicación y cooperación entre ambas instituciones. Esta Oficina se encarga principalmente de divulgar las opiniones del FMI, proporcionar información para las deliberaciones que se realizan en las Naciones Unidas sobre cuestiones relacionadas con el FMI, informar al FMI sobre la evolución de las actividades principales que se llevan a cabo dentro del sistema de las Naciones Unidas y facilitar la colaboración entre ambas instituciones.

La Asamblea General de las Naciones Unidas celebró un período extraordinario de sesiones en Ginebra del 26 al 29 de junio de 2000, con el objeto de examinar la aplicación de los resultados de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, celebrada en Copenhague en 1995, y considerar otras iniciativas. Asistieron a estas sesiones funcionarios del FMI, quienes participaron en el informe de seguimiento de las Naciones Unidas sobre la Cumbre social. Durante este período extraordinario de sesiones, el secretario general de las Naciones Unidas también aprovechó la oportunidad para presentar el informe. Un mundo mejor para todos, preparado conjuntamente por el FMI, la OCDE, las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

Durante las sesiones ordinarias del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), un subdirector gerente del FMI participó en la serie de sesiones de alto nivel celebradas en la sede de las Naciones Unidas del 5 al 7 de julio de 2000. En dicha reunión se intercambiaron puntos de vista sobre las cuestiones que se plantean actualmente en la economía mundial y se analizó la influencia positiva de las tecnologías de la información y la comunicación en el desarrollo.

Posteriormente, como se señala en el informe del representante especial del FMI sobre el período de sesiones de 2000 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (celebrado en Nueva York del 5 de septiembre al 23 de diciembre de 2000), la Asamblea alentó a intensificar el diálogo entre el ECOSOC y las instituciones de Bretton Woods, por ejemplo, mediante una reunión de alto nivel entre el ECOSOC, el FMI y el Banco Mundial tras las reuniones de abril de 2001 del Comité Monetario y Financiero Internacional y del Comité para el Desarrollo.

En marzo de 2002, se celebrará en México una conferencia sobre financiamiento para el desarrollo. El FMI ha aceptado la invitación de las Naciones Unidas para participar en los preparativos de la misma. Durante el ejercicio 2001, la participación del FMI en el trabajo preparatorio se llevó a cabo a distintos niveles, por ejemplo, de la gerencia, el personal y el Directorio Ejecutivo (véase un análisis más detallado en el capítulo 5, recuadro 5.1).

Relaciones con la Organización Mundial del Comercio

La colaboración entre el FMI y la OMC se lleva a cabo oficial y oficiosamente, tal como se establece en el Acuerdo de Cooperación firmado en diciembre de 1996. De conformidad con dicho Acuerdo, el FMI participa en calidad de observador en las reuniones de la OMC, asiste regularmente a las reuniones oficiales de la mayoría de los órganos de la OMC e interviene en las consultas del Comité de Restricciones por Balanza de Pagos. Durante el ejercicio 2001, el director gerente del FMI se reunió con el director general de la OMC en varias ocasiones. Entre los temas analizados destacan la cooperación para poner en marcha una nueva ronda de negociaciones y para mejorar la coordinación del asesoramiento y la asistencia técnica de los organismos. También analizaron la iniciativa para los PPME y la necesidad de mejorar el acceso de las exportaciones de los países menos desarrollados (PMD) a los mercados. Además, la Secretaría de la OMC y el personal del FMI mantienen contactos frecuentes a fin de evitar incoherencias en el asesoramiento sobre política económica.

El FMI colabora con otros organismos principales a fin de mejorar la eficacia del Marco integrado para la asistencia técnica relacionada con el comercio en favor de los países menos adelantados. El Marco integrado es un proyecto interinstitucional de cooperación destinado a fomentar la capacidad global de dichos países para hacer frente a los desafíos y oportunidades que plantea el sistema mundial de comercio. En 2001, se puso en marcha un programa piloto respaldado por los donantes para ayudar a varios de estos países a integrar el comercio exterior en sus estrategias de desarrollo dentro del contexto del proceso de formulación y aplicación de los DELP.

En enero de 2001, funcionarios del FMI y el Banco Mundial participaron en una reunión informal del Consejo General de la OMC. Al examinar la interacción entre el comercio exterior y los aspectos estructurales, macroeconómícos, financieros y de desarrollo que forman parte de la formulación de la política económica, el Consejo General examinó la cooperación institucional entre la OMC por un lado y el FMI y el Banco Mundial por el otro con miras a garantizar la coherencia y el respaldo mutuo en materia de políticas.

Cooperación con los bancos regionales de desarrollo

Ya sea en la prevención de las crisis, el alivio de la pobreza o el fortalecimiento del sistema financiero mundial, el FMI colabora estrechamente con todos los bancos multilaterales y regionales de desarrollo. Esta colaboración comprende la formulación y aplicación de medidas de política en el terreno económico y financiero, la divulgación de información y el intercambio de visitas de funcionarios. El FMI y los bancos multilaterales de desarrollo también han establecido varios grupos de trabajo de nivel técnico para intensificar la cooperación, lograr mayor coherencia y armonizar las políticas y los procedimientos. Estos grupos analizan diversos temas, tales como la reforma del sector financiero, la gestión financiera, la gestión de gobierno y la corrupción, la lucha contra la pobreza y cuestiones relacionadas con el género.

El FMI también colabora con todos los bancos regionales de desarrollo. En el ejercicio 2001, el FMI colaboró con el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) para fomentar la cooperación financiera en Asia oriental, con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) para estabilizar la situación en Europa sudoriental, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para hacer frente a la crisis en Argentina, y con el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) para organizar la cumbre de jefes de Estado africanos en Bamako y Dar es Salaam. Además, el personal del FMI participa regularmente en reuniones, seminarios y foros patrocinados por otros organismos regionales, económicos y financieros en todo el mundo. Se invita a los representantes de los acreedores multilaterales a participar en las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre países determinados en relación con la iniciativa para los PPME. Las mejoras introducidas en los programas en el marco del SCLP y la iniciativa para los PPME, establecidos durante el ejercicio 2000, fortalecen la relación entre el alivio de la deuda y la reducción de la pobreza y subrayan la necesidad de una cooperación continua.

En respuesta a una solicitud del Grupo de los Ocho (G-8), en agosto de 2000 el FMI, el Banco Mundial y los bancos regionales de desarrollo prepararon un infórme para la cumbre de Okinawa del G-8 titulado Informe mundial sobre la pobreza 2000. El grupo está elaborando el informe de seguimiento titulado Informe mundial sobre la pobreza 2001.

Función de la gerencia del FMI

El ritmo acelerado de la globalización obliga a la gerencia del FMI a prestar cada vez más atención a cuestiones relacionadas con el fortalecimiento del sistema financiero mundial y realza la importancia de una estrecha cooperación entre las instituciones financieras internacionales. La gerencia del FMI desempeña un papel clave en la tarea de fomentar la colaboración entre los organismos financieros, comerciales y de desarrollo.

El 30 de mayo de 2000, en la Conferencia Monetaria Internacional en París, en la que participaron los principales representantes del sector financiero privado, el director gerente pronunció un discurso sobre el papel futuro del FMI y la necesidad de que la institución se centre en sus actividades específicas. El 7 de agosto de 2000, en el Club Nacional de Prensa en Washington, amplió su explicación sobre el papel que, a su juicio, debe desempeñar el FMI en un mundo cambiante. El 30 de octubre de 2000 el director gerente pronunció un discurso ante el Foro de África 2000, organizado por el Club de África del Banco Mundial y el FMI, en Washington, sobre la importancia de fomentar la participación del sector privado y el desarrollo en África. El 6 de noviembre de 2000 asistió a la conferencia sobre los principales desafios de la transición, organizada por el Banco Nacional de Austria, en Viena, donde se refirió a las dificultades que siguen planteando la transición y la convergencia 10 años después de la caída del comunismo. En una reunión de las Comisiones Parlamentarias de la Unión Europea, celebrada en Bruselas el 7 de noviembre de 2000, examinó la evolución del proceso de reforma del sistema monetario internacional. En Kobe, durante la Reunión de ministros de Hacienda de países de Asia y Europa (ASEM), presentó sus puntos de vista con respecto a los desafíos de política cambiaría que plantea un sistema financiero globalizado. El director gerente, junto con el presidente del Banco Mundial, asistió a las reuniones de jefes de Estado africanos en Bamako, Malí, y en Dar es Salaam, Tanzanía, celebradas del 18 al 25 de febrero de 2001, donde se refirió particularmente a los problemas principales a los que se enfrenta actualmente África. En la Conferencia sobre pobreza, educación y salud infantil, celebrada en Londres el 26 de febrero de 2001, el director gerente manifestó su satisfacción por el compromiso de quebrar el ciclo de la pobreza en el mundo. El 7 de marzo de 2001, en la Conferencia del Banco Mundial y el FMI sobre Normas y Códigos Internacionales, celebrada en Washington, hizo hincapié en que las normas y códigos son un instrumento importante para lograr el crecimiento sostenido y la estabilidad financiera. En una reunión con los miembros del Parlamento Federal Alemán, celebrada en Berlín el 2 de abril de 2001, se refirió a los desafíos que plantea la globalización y subrayó el papel del FMI como promotor de la estabilidad macroeconómica mediante la prevención de las crisis y la reducción de la pobreza.

Entre las numerosas conferencias, reuniones y seminarios a los que asistieron los subdirectores gerentes del FMI cabe señalar la reunión de alto nivel del ECOSOC en Nueva York, mencionada anteriormente, que se celebró el 5 de julio de 2000; la reunión de los ministros de Hacienda de APEC, celebrada en Brunei Darussalam del 7 al 10 de septiembre de 2000, y la Conferencia de 2000 de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (AEALC), celebrada en Río de Janeiro el 12 de octubre de 2000.

    Other Resources Citing This Publication