Chapter

1: Introducción

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
February 2005
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Desde mediados de los años ochenta se reconoce ampliamente y a escala internacional la necesidad de una estrategia moderna de lucha contra el lavado de dinero. Las negociaciones de la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas (1988) pueden considerarse como el punto de partida de esta tendencia. El privar a los elementos delictivos del producto de su actividad ha adquirido cada vez más importancia como arma contra el narcotráfico y, en los últimos tiempos, contra todo delito grave. Los avances en este campo se están imponiendo en la lucha contra la delincuencia organizada, la corrupción y el financiamiento del terrorismo, así como en la protección de la integridad de los mercados financieros.

A medida que los países fueron elaborando estrategias contra el lavado de dinero y descubriendo que las fuerzas del orden tenían acceso limitado a la información financiera que necesitaban, se hizo evidente que la estrategia exigía la participación del sistema financiero en la lucha contra el blanqueo de capitales, pero sin alterar las condiciones necesarias para que pueda funcionar con eficiencia1. Los países también llegaron a la conclusión de que si el sistema exigía a las instituciones financieras divulgar transacciones sospechosas, se necesitaba una oficina o un organismo central encargado de evaluar y procesar los datos divulgados2.

Las unidades de inteligencia financiera (UIF) comenzaron a aparecer aisladamente a principios de los años noventa, como consecuencia de la necesidad de un organismo central que recibiera, analizara y divulgara información financiera provechosa para combatir el lavado de dinero. Las UIF se multiplicaron en el curso de los 10 años siguientes, a tal punto que el Grupo Egmont, la asociación internacional que las congrega informalmente, tenía 94 miembros en 2004. En 2003, el Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI) adoptó un conjunto revisado de recomendaciones contra el lavado de dinero que incluían por primera vez pautas explícitas sobre la creación y el funcionamiento de las UIF3. En los últimos años, conscientes de la importancia de las UIF en el marco de la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT), el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, junto con varios de sus países miembros, han proporcionado asistencia técnica a distintos países para el establecimiento y afianzamiento de tales unidades.

Las UIF que conforman el Grupo Egmont cumplen con las mismas funciones básicas de recibir, analizar y difundir información financiera para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo4, pero las llevan a cabo de muchas maneras diferentes. Las autoridades que pretenden crear una UIF o reforzar la eficacia de las existentes tienen que tomar una serie de decisiones respecto a la forma en que se constituirán y funcionarán. Asimismo, los proveedores de asistencia técnica relativa a las UIF necesitan acceso a una amplia gama de información sobre los distintos aspectos de las UIF. Conviene entonces que los funcionarios de las UIF, las autoridades de los países y los proveedores de asistencia técnica tengan un panorama general del abanico de experiencias acumuladas por los países y las UIF.

Por otro lado, las UIF se enfrentan en la actualidad a una serie de dificultades especiales. El ámbito de sus responsabilidades se está ampliando a fin de que comprenda el financiamiento del terrorismo, además del lavado de dinero y los correspondientes delitos determinantes. La información financiera relativa al financiamiento del terrorismo difiere en muchos aspectos de la información financiera sobre otros delitos, y plantea por lo tanto cuestiones referentes a los métodos de análisis de la información y a la formación del personal de las UIF. La gama de organismos notificadores también se está expandiendo a fin de abarcar las profesiones no financieras, como los casinos, los proveedores de servicios a empresas y las profesiones jurídica y contable. Por este motivo, el carácter de los informes se ha tornado más variado, planteándose una vez más cuestiones relacionadas con los métodos de análisis y la formación del personal.

El presente documento tiene por objeto responder a las necesidades de información sobre las UIF. Entre los datos que se proporcionan constan, según corresponda, referencias a las normas pertinentes del GAFI. No obstante, cabe subrayar que este manual no es un instrumento de evaluación de las UIF ni un compendio de las evaluaciones de las UIF realizadas hasta la fecha. No se realiza ninguna exposición sistemática de las normas utilizadas para evaluar las estrategias ALD/LFT con respecto a las UIF. A fin de cerciorarse de que los mecanismos creados para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, incluidas las UIF, se ajusten a las normas internacionales, las autoridades deben consultar las 40 recomendaciones y la metodología adoptada por el GAFI y otros organismos que realizan evaluaciones ALD/LFT. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otras instituciones ofrecen asistencia técnica para el establecimiento y afianzamiento de las UIF.

El Grupo Egmont de UIF, al que se hace referencia a lo largo del documento, se creó en 1995 con el fin de incentivar y facilitar el intercambio de inteligencia financiera entre países5. Se trata, más concretamente, de una organización informal que ofrece a las UIF un foro para que afiancen el respaldo a sus respectivos programas nacionales contra el lavado de dinero. El respaldo consiste, entre otras cosas, en la ampliación y sistematización del intercambio de datos de inteligencia financiera, el perfeccionamiento de los conocimientos especializados, la capacitación de los funcionarios y el fomento de una mejor comunicación entre las UIF mediante el uso de la tecnología6. (Véanse más detalles en elrecuadro 6.)

El documento está organizado de la siguiente manera. En elcapítulo 2 se analizan cuestiones relacionadas con el establecimiento de una UIF, con una descripción de los tipos de UIF. Elcapítulo 3 trata de las funciones básicas de las UIF: recepción y análisis de informes sobre transacciones sospechosas y de otra índole, y divulgación de la inteligencia financiera a las autoridades correspondientes. En elcapítulo 4 se examinan otras funciones que realizan ciertas UIF. En elcapítulo 5 se estudia el fortalecimiento de la eficacia de las UIF. En elcapítulo 6 se aborda el proceso de evaluación internacional de las UIF, y en el 7 se presentan algunas conclusiones.

    Other Resources Citing This Publication