Chapter

Capítulo 5. La globalización, los precios de los productos básicos y los países en desarrollo

Author(s):
International Monetary Fund. Research Dept.
Published Date:
June 2008
Share
  • ShareShare

Related Material

Show Summary Details

Este capítulo analiza en qué medida el aumento galopante de los precios de los productos básicos fomentó la integración comercial y financiera de las economías emergentes y en desarrollo en la economía mundial. La conclusión es que la mejora de las instituciones y de los marcos de política económica explican en parte por qué las economías en desarrollo se ven más beneficiadas por el actual auge de precios de los productos básicos que por los anteriores, con un rápido crecimiento de las exportaciones (sobre todo las manufactureras), la inversión (tanto nacional como extranjera) y el producto. El avance constante de la integración exigirá un empeño sostenido para afianzar aún más las instituciones y las políticas económicas de los países en desarrollo.

Alo largo de las dos últimas décadas, y sobre todo en los últimos años, se fue acentuando la integración de muchas economías emergentes y en desarrollo con la economía mundial. El comercio internacional de manufacturas y productos básicos reviste hoy una importancia económica mucho mayor para la mayoría de estas economías (gráficos 5.1 y 5.2). Al mismo tiempo, se encuentran más abiertas a las corrientes internacionales de capital, sobre todo a través de la inversión extranjera directa (IED) (gráfico 5.3). Este capítulo analiza características y causas de esa integración creciente para evaluar su sostenibilidad, centrándose en los siguientes planteamientos:

Gráfico 5.1.Comercio internacional de bienes y servicios

Durante las dos últimas décadas, el comercio internacional adquirió una importancia considerablemente mayor para la mayoría de las economías en desarrollo.

Fuentes: Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

Gráfico 5.2.Exportación de mercancías de los países emergentes y en desarrollo

Las exportaciones manufactureras han crecido con especial rapidez, sobre todo en términos de volumen.

Fuentes: Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

Gráfico 5.3.Capital extranjero bruto y pasivos externos brutos

(Porcentaje del PIB regional)

Las economías en desarrollo están más abiertas a las corrientes internacionales de capital, en particular a través de la inversión extranjera directa (IED).

Fuentes: Lane y Milesi-Ferretti (2006), y cálculos del personal técnico del FMI.

1Total de activos y pasivos en forma de IED, cartera bursátil y deuda.

2Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

Primero, cabe preguntarse si existen diferencias entre economías y regiones en desarrollo desde el punto de vista del grado y del ritmo de integración comercial y financiera; si las economías en desarrollo han diversificado, por un lado, la producción entre productos básicos y manufacturas y, por el otro, los destinos de exportación entre economías avanzadas y otras economías en desarrollo; y si el protagonismo de China e India en la escena mundial facilitó la entrada de otras economías en desarrollo en los mercados internacionales o las desplazó.

Segundo, la globalización de las economías en desarrollo coincidió con el auge de precios del petróleo y de otros productos básicos primarios. Los interrogantes son hasta qué punto el avance de los precios de los productos básicos que las economías en desarrollo exportan intensifica las corrientes comerciales y de capital que reciben; si otros factores potencialmente más permanentes—como el mejoramiento de las instituciones nacionales y los marcos de la política económica—fomentaron también la integración económica de estos países; y si el aumento de la apertura comercial de las economías vecinas contribuyó al crecimiento de las exportaciones de las economías en desarrollo.

Los análisis realizados hasta la fecha sobre los determinantes de los flujos comerciales y financieros internacionales enfatizan el papel de los factores institucionales y políticos nacionales (como las restricciones directas a las transacciones de la cuenta corriente y la cuenta de capital), así como los vínculos históricos, culturales y geográficos entre los países (como los acuerdos bilaterales o multilaterales)1. Lo que recibió mucha menos atención fueron los términos de intercambio y los precios de los productos básicos. Eso marca una gran diferencia respecto de los estudios sobre el crecimiento económico, por ejemplo, que debaten a fondo la influencia de los precios de los productos básicos; algunos autores vinculan los booms de los productos básicos con un mayor crecimiento, y otros hablan de una “maldición de los recursos” que socava el crecimiento sostenible2.

Este capítulo examina más de cerca qué influencia tiene la situación de los mercados de productos básicos en el movimiento globalizador de las economías en desarrollo. Las fluctuaciones de precios de los productos básicos afectan directamente a sus valores de exportación e importación, y también pueden hacer variar su volumen. Pueden tener a la vez un efecto indirecto en la inversión (tanto nacional como extranjera) en sectores vinculados a los productos básicos y otros sectores de exportación. Asimismo, pueden repercutir en los tipos de cambio reales y la competitividad, sobre todo en los sectores exportadores que no trabajan con recursos naturales (fenómeno conocido como “mal holandés”), y por lo tanto en el grado de integración comercial3. Análogamente, los auges de precios de los productos básicos pueden estimular el gasto público y el endeudamiento externo en los países que los exportan, preparando el terreno para una crisis que podría perjudicar la globalización comercial y financiera. Además, todo cambio de las corrientes de comercio y de capital que tuviera que ver con la situación de los mercados de productos básicos podría motivar a las autoridades a ampliar o restringir la apertura externa de una economía. Todos estos son canales a través de los cuales la variación de los precios de los productos básicos puede tener efectos duraderos en el grado de integración de las economías que dependen de los productos básicos.

El resto del capítulo está organizado de la siguiente manera. La primera sección presenta los hechos estilizados más importantes relativos a la integración comercial y financiera de las economías en desarrollo. A continuación, aplicando una metodología típica de los estudios de sucesos, se evalúa el comportamiento que demostraron determinadas variables de interés durante las expansiones y los colapsos de precios de los productos básicos y se intenta determinar si el auge actual difiere sustancialmente de los anteriores. Por último, se utilizan técnicas econométricas formales para analizar la trayectoria histórica de los determinantes de la integración de las economías en desarrollo con la economía mundial, haciendo hincapié en los papeles que desempeñaron, por un lado, la evolución de las instituciones y las políticas, y por el otro, la evolución de los mercados de productos básicos. Si bien el capítulo se centra en los factores determinantes de la integración, también es importante reconocer el impacto de la globalización—y sobre todo de la integración comercial y la IED—en el crecimiento y el bienestar de las economías en desarrollo (véase el recuadro 5.1).

La conclusión global es que el actual auge de los precios de los productos básicos resulta más beneficioso para las economías en desarrollo que los episodios anteriores desde varios puntos de vista importantes. La exportación (incluso de manufacturas), la IED y la inversión nacional aumentaron con relativa rapidez, el endeudamiento público se desaceleró y el crecimiento del producto se aceleró. Un factor clave que explica este desempeño excelente—y una razón crucial por la cual una gran mayoría de las economías en desarrollo está experimentando una integración comercial y financiera veloz con la economía mundial—es la mejora generalizada de las instituciones y las políticas económicas, a la que contribuyen una moderación fiscal más estricta y la liberalización comercial (en los propios países y en sus socios comerciales). Eso significa que para continuar avanzando hacia la integración habrá que poner empeño en mejorar aún más las instituciones y el marco de política, y en despejar el riesgo de variaciones abruptas de los precios de los productos básicos.

Precios de los productos básicos y patrones de la integración

El nivel mundial de precios de los productos básicos (en relación con los valores unitarios de las manufacturas) disminuyó durante un par de décadas hasta comienzos de este siglo, y desde entonces se encuentran en alza (gráfico 5.4)4. El actual auge de los precios de la energía y de los insumos industriales, incluidos los metales y las materias primas agrícolas, es particularmente notable. Los precios de los alimentos y de las bebidas también aumentaron, aunque hasta hace poco esa alza no fue tan espectacular. Globalmente, este boom en gran medida parece estar relacionado con un aumento de la demanda de productos básicos en China y en otras economías asiáticas en rápido crecimiento que está superando el aumento de la oferta procedente de Rusia y de otros ex miembros del bloque soviético (véase el apéndice 1.2). El recuadro 5.2 compara el auge actual con los anteriores y muestra que es especialmente notable por su amplitud y su duración. Sin embargo, persiste el riesgo de que, al igual que sus predecesores, termine revirtiéndose cuando la oferta cobre impulso, sobre todo en los sectores de los alimentos y de los metales, en los cuales la elasticidad de la oferta a largo plazo debería de ser sustancial, pero no tanto en el sector de la energía (véase el capítulo 4 de la edición de septiembre de 2006 de Perspectivas de la economía mundial).

Las fluctuaciones de los precios de los productos básicos producen efectos diferentes en los países, según la composición de las exportaciones y las importaciones. Como muchas economías en desarrollo exportan productos básicos primarios no combustibles, pero importan energía, los booms de precios de los productos básicos no se traducen directamente en auges de los términos de intercambio de todas las economías que los exportan. Es útil tener en cuenta los términos de intercambio de los productos básicos de cada país: la relación entre los precios de exportación y los precios de importación de los productos básicos, en la cual cada precio está ponderado según el porcentaje (promediado a lo largo del tiempo) que el producto básico en cuestión ocupa dentro del comercio total (promedio) del país5. También es útil en esta etapa hacer una distinción entre los países cuyas principales exportaciones son los combustibles y los que exportan otros productos básicos primarios6. Durante las últimas décadas, los términos de intercambio de los productos básicos registraron movimientos disímiles en los países exportadores de combustibles y los exportadores de productos básicos no combustibles (véase el panel intermedio del gráfico 5.4). El actual auge de los precios energéticos se tradujo en una mejora sustancial de los términos de intercambio de productos básicos para los exportadores de combustibles; lo mismo sucedió con los exportadores de productos básicos no combustibles, pero no en igual medida.

Gráfico 5.4.Precios de los productos básicos

Los precios de los productos básicos, sobre todo la energía y los insumos industriales, vienen aumentando drásticamente desde comienzos de siglo. La región de Oriente Medio y Norte de África, y en medida algo menor África subsahariana y América Latina, son los principales beneficiarios de ese auge.

Fuentes: UNCTAD, base de datos del Manual de Estadísticas, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

Recuadro 5.1.¿Cómo afecta la globalización del comercio y las finanzas al crecimiento? Teoría y datos empíricos

Las implicaciones de la globalización del comercio y las finanzas para el crecimiento económico suscitan desde hace tiempo la atención de los economistas y de las autoridades económicas. En este recuadro se resumen los resultados de los estudios recientes sobre este tema. En teoría, aunque existen muchos canales a través de los cuales la integración del comercio y las finanzas puede generar beneficios para el crecimiento, los datos empíricos con respecto a los efectos directos en el crecimiento no son concluyentes, en particular en el caso de la integración financiera. No obstante, los estudios empíricos más recientes parecen indicar que la integración del comercio y las finanzas puede desempeñar un papel catalizador que tiene una variedad de beneficios indirectos en el crecimiento. Además, los estudios recientes también indican que los países que utilizan políticas macroeconómicas y estructurales adecuadas parecen estar mejor preparados para disfrutar de estos beneficios.

Integración del comercio

Tradicionalmente, la teoría del comercio se ha centrado en el vínculo entre la liberalización del comercio y la eficiencia económica. Una barrera comercial altera las decisiones sobre el consumo y la producción, y da lugar a una asignación inadecuada de los recursos. Por lo tanto, la liberalización contribuirá, en general, a aumentar los ingresos reales, salvo en los casos en que existen externalidades o distorsiones, o cuando el deterioro de los términos de intercambio supera los beneficios en materia de eficiencia. Los resultados de los modelos de simulación parecen indicar que, salvo algunas excepciones, la liberalización del comercio aumenta el nivel de ingreso real de un país1.

Además, los modelos recientes sobre el comercio internacional y el crecimiento demuestran que la liberalización del comercio puede generar beneficios dinámicos. La mayor apertura al comercio internacional puede afectar la tasa de crecimiento de una economía al ampliar la variedad de bienes disponibles en dicha economía. La liberalización del comercio no solo aumenta el volumen de bienes que se comercian, sino que también permite al país importar y exportar nuevas variedades de bienes (véase Broda y Weinstein, 2004). Otros canales a través de los cuales la liberalización del comercio puede aumentar la tasa de crecimiento de un país son los siguientes: 1) estimulando las entradas de capital y de mano de obra (incluida la inversión extranjera directa (IED)); 2) aumentando la productividad de las empresas nacionales a través de la transferencia de nuevas tecnologías, y 3) creando externalidades dinámicas a través del aprendizaje.

Los estudios empíricos han demostrado en general que existe una relación positiva entre la liberalización del comercio y el crecimiento, aunque con algunas excepciones2. No obstante, muchos problemas metodológicos complican la labor de cuantificar la relación entre el comercio y el crecimiento, incluida la mejor forma de medir el grado de apertura al comercio de un país. Por estas y otras cuestiones, algunos auto-res, en particular Rodríguez y Rodrik (2002), han puesto en duda la solidez de los “datos” empíricos que vinculan la liberalización del comercio y el crecimiento.

En general, el impacto de la liberalización del comercio en la tasa de crecimiento de una economía dependerá del entorno más amplio de política económica. Por ejemplo, la liberalización del comercio genera beneficiospara una economía al reducir el precio de las importaciones. Si los precios en una economía no pueden variar libremente y los recursos (por ejemplo, la mano de obra y el capital) no pueden moverse de un sector a otro, entonces esta economía no se beneficiará plenamente de la liberalización. Por lo tanto, la liberalización del comercio debería respaldarse mediante la aplicación de políticas que mejoren la flexibilidad de los precios y la movilidad de los factores.

Apertura financiera y crecimiento del PIB

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

1Variación de la apertura financiera definida como la variación durante el mismo período de la relación entre los saldos brutos de activos y pasivos externos y el PIB. La relación condicional se basa en los residuales de una regresión de corte transversal del crecimiento sobre el ingreso inicial, el crecimiento de la población, el capital humano y la tasa de inversión.

2PPA: Paridad del poder adquisitivo.

En un estudio de 13 países que liberalizaron el comercio, Wacziarg y Welch (2003) identificaron varias características para llevar a cabo una reforma satisfactoria del comercio. En primer lugar, la mayoría de países que experimentaron tasas de crecimiento más altas tras la liberalización del comercio continuaron ampliando las reformas después del período inicial de liberalización. Así sucedió particularmente en el caso de la provincia china de Taiwan, Corea, Chile y Uganda. En segundo lugar, algunos países que no lograron avanzar en la liberalización del comercio implementaron políticas que contrarrestaron la reforma del comercio. Por ejemplo, en Israel, las coaliciones integradas por los trabajadores, el gobierno y la industria establecieron directrices sobre los precios, los salarios y el tipo de cambio que neutralizan los beneficios de la reforma del comercio. En tercer lugar, la estabilidad macroeconómica y, en particular, una política cambiaria adecuada, mejora considerablemente la eficacia de la liberalización del comercio3. Johnson, Ostry y Subramanian (2007) han hecho hincapié en la importancia de evitar la sobrevaloración a fin de mantener el crecimiento.

Globalización financiera

Existen varios canales a través de los cuales la globalización financiera—el fenómeno de los crecientes flujos financieros transfronterizos—puede hacer que aumente el crecimiento. Por ejemplo, las previsiones teóricas indican que los flujos financieros internacionales pueden complementar el ahorro interno en las economías en desarrollo con escaso capital y, al reducir el costo del capital, fomentar la inversión. Algunos tipos de flujos financieros también pueden generar beneficios tecnológicos y convertirse en un mecanismo para transferir experiencia en materia de gestión y otras formas de organización a las economías en desarrollo.

No obstante, los estudios empíricos sobre la existencia de estos beneficios no son concluyentes (véase Kose et al., 2006). A primera vista, parece existir una relación positiva entre acoger abiertamente la globalización financiera y alcanzar un rápido crecimiento económico (véase el gráfico). Por ejemplo, el grupo de economías en desarrollo que ha participado de forma más activa en la globalización financiera ha logrado claramente mejores resultados de crecimiento en promedio que otras economías en desarrollo. No obstante, la mayoría de los estudios que se basan en las regresiones comparativas del crecimiento de los países para analizar la relación entre el crecimiento y la apertura financiera no han podido demostrar que la liberalización de la cuenta de capital genere beneficios de crecimiento cuantificables después de tomar en cuenta otros determinantes del crecimiento (véase el gráfico).

Varios factores explican la naturaleza poco concluyente de estos estudios empíricos. Una razón principal es la dificultad para medir la apertura financiera4. Los estudios recientes que se basan en indicadores más precisos de la integración financiera comienzan a mostrar los efectos positivos de dicha integración en el crecimiento (véase Quinn y Toyoda, 2006). Otra línea de estudio se basa en el concepto de que no todos los tipos de flujos de capital son iguales (véase Dell’ Ariccia et al., 2007).

Este concepto es particularmente importante porque la composición de los flujos financieros ha cambiado considerablemente a lo largo del tiempo: desde los flujos de deuda con más riesgos a los flujos de inversión extranjera directa y de inversión de cartera más estables. Los estudios en los que se examinan los efectos de la liberalización de los mercados de valores en el crecimiento parecen indicar en general que esta tiene un impacto significativo y positivo en el crecimiento del producto (véase Henry, 2007). Un grupo cada vez mayor de datos basados en información a nivel de la industria y las empresas respalda los beneficios de la liberalización de los flujos de inversión de cartera y de inversión extranjera directa.

En los estudios recientes también se señala que una globalización financiera eficaz no solo mejora el acceso al financiamiento para la inversión interna, sino que sus beneficios tienen además un efecto catalizador e indirecto (véanse Kose et al., 2006, y Dell’Ariccia et al., 2007). Mucho más importantes que los efectos directos del acceso a un mayor volumen de capital en el crecimiento son los posibles beneficios complementarios generados por los flujos de capital. Por ejemplo, en un creciente número de estudios se observa que la apertura financiera puede fomentar el desarrollo del sector financiero interno, imponer disciplina en las políticas macroeconómicas, mejorar la eficiencia de las empresas nacionales al exponerlas a la competencia de nuevas empresas extranjeras, y favorecer el fortalecimiento de la gestión de gobierno y de las empresas. Estos beneficios complementarios pueden reforzar la eficiencia y, por lo tanto, el crecimiento de la productividad total de los factores.

También se ha ampliado el número de estudios sobre una gama de situaciones complementarias vinculadas a factores estructurales y relacionados con cuestiones de política (umbrales) que parecen desempeñar un papel importante en la relación entre el crecimiento y la apertura financiera (véase Kose et al., 2007). Por ejemplo, las políticas estructurales que fomentan el desarrollo del sector financiero, mejoran la calidad institucional e intensifican la apertura al comercio no solo son importantes en sí mismas, sino también porque ayudan a las economías en desarrollo a aprovechar los beneficios potenciales de la globalización. Del mismo modo, la aplicación de políticas macroeconómicas adecuadas parece ser un requisito importante para garantizar que la integración financiera sea beneficiosa5.

Nota: Los principales autores de este recuadro son M. Ayhan Kose y Stephen Tokarick.1Por ejemplo, Anderson Martin y van der Mensbrugghe (2005) calculan que la liberalización total del comercio por todos los países elevaría el ingreso mundial real en alrededor del ½% del PIB mundial en 2015, y un 30% de este aumento beneficiaría al grupo de economías en desarrollo.2Véase Hallaert (2006), cuadro 3. Véanse también los análisis detallados de Winters (2004), Baldwin (2003), Berg y Krueger (2003), y Rodríguez y Rodrik (2002). Otros estudios relacionados con este tema son Dollar y Kraay (2003) y Frankel y Romer (1999).3Véanse, por ejemplo, Harrison y Tang (2005); Wacziarg y Welch (2003), que analizan la liberalización del comercio de México entre los años setenta y principios de los años noventa; y Krueger (1998) y Edwards (1993), que examinan la liberalización del comercio de Chile entre 1950 y 1970.4Kose et al. (2006) sostienen que las medidas de jure utilizadas ampliamente para el control de capitales (las restricciones a las transacciones de la cuenta de capital) no determinan el grado de eficacia con el que los países exigen el cumplimiento de estos controles y no siempre reflejan el grado real (de facto) de integración financiera de una economía.5Ishii et al. (2001) y Dell’Ariccia et al. (2007) presentan varios casos de países, que demuestran que la implementación de políticas macroeconómicas prudentes ha sido un factor importante para mejorar los beneficios de la integración financiera en el crecimiento y al mismo tiempo reducir los posibles riesgos. Por ejemplo, Austria logró mantener políticas coherentes con su régimen cambiario durante el proceso de integración financiera y, por lo tanto, se protegió por sí solo de la crisis. No obstante, México, Suecia y Turquía, si bien liberalizaron sus cuentas de capital, utilizaron políticas expansivas incompatibles con los regímenes cambiarios y experimentaron crisis financieras.

La región de Oriente Medio y Norte de África, y en medida algo menor África subsahariana y América Latina, son los principales beneficiarios de este auge (véase el panel inferior del gráfico 5.4)7. Lo que explica esos patrones regionales son las diferencias de la composición del comercio internacional. Las exportaciones de combustibles revisten máxima importancia en Oriente Medio y Norte de África, donde actualmente originan más de un tercio del PIB regional. América Latina depende de los productos básicos combustibles y de los no combustibles en grado más o menos parecido, en tanto que los productos básicos no combustibles tienen una relevancia especial para África subsahariana (aunque los combustibles también representan una proporción significativa de la economía regional). El reciente aumento del valor de las exportaciones de productos básicos en relación con el PIB se debe más al comercio de combustibles que al comercio de los demás productos básicos; sin embargo, las cuotas del valor correspondientes a los productos básicos no combustibles también se incrementaron en África subsahariana y América Latina (gráfico 5.5). El auge actual ha tenido un impacto comparativamente limitado en el volumen de la exportación de productos básicos en relación con el PIB (gráfico 5.6). La cuota del volumen correspondiente a los combustibles subió en Europa central y oriental y la Comunidad de Estados Independientes (CEI)8 y en América Latina, pero bajó ligeramente en Oriente Medio y Norte de África.

Gráfico 5.5.Valor de las exportaciones de productos básicos y manufacturas1

(Porcentaje del PIB regional)

El aumento reciente del valor de las exportaciones de productos básicos en relación con el PIB se debe en gran medida al alza de los precios del combustible. Sin embargo, los exportadores de productos básicos no combustibles de África subsahariana y América Latina también se beneficiaron.

Fuentes: Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Los datos de este gráfico sobre las exportaciones de productos básicos y manufacturas no concuerdan necesariamente con los datos del gráfico 5.1 sobre el comercio total de bienes y servicios ni con los datos del gráfico 5.2 sobre el comercio de mercancías, ya que algunos países no publican un desglose de los datos sobre el comercio internacional.

2Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

3La escala izquierda corresponde a Oriente Medio y Norte de África; la derecha, a los demás.

4La escala izquierda corresponde a Asia, y ECO y la CEI; la derecha, a los demás.

Gráfico 5.6.Volúmenes de exportación de productos básicos y manufacturas1

(Porcentaje del PIB regional en dólares de EE.UU. de 2000)

Los volúmenes de exportación de productos básicos en relación con el PIB se han mantenido generalmente estables en todas las regiones, mientras que los de las manufacturas han aumentado de manera constante, sobre todo en Asia, Europa central y oriental, y la Comunidad de Estados Independientes.

Fuentes: Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Los índices de los volúmenes de exportación se dividen por los índices del PIB real; los valores de 2000 son iguales a la cuota del PIB regional correspondiente a las exportacion en dólares de EE.UU. de valor corriente.

2Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

3La escala izquierda corresponde a Oriente Medio y Norte de África; la derecha, a los demás

4La escala izquierda corresponde a Asia, y ECO y la CEI; la derecha, a los demás.

Es importante señalar que la expansión reciente del comercio internacional en las economías emergentes y en desarrollo no está limitada a los productos básicos. Las exportaciones de manufacturas con relación al PIB han aumentado de manera constante en términos de valor y volumen (véanse los gráficos 5.5 y 5.6). El alza de la cuota de las exportaciones de manufacturas fue especialmente espectacular en Asia durante las dos últimas décadas, pero también se registró un avance significativo en Europa central y oriental y en la CEI, y otras regiones también experimentaron un crecimiento sostenido. El comercio de manufacturas se amplió considerablemente incluso en los exportadores de productos básicos (véase el gráfico 5.7); parte de ese aumento quizá sea atribuible a las manufacturas relacionadas con los productos básicos, tales como productos metalíferos o minerales de escaso valor agregado9. No obstante, para los países que dependen de los productos básicos, la transición de la exportación de materias primas no elaboradas a la de productos con un valor agregado algo más elevado constituye un primer paso natural e importante hacia una industrialización más generalizada, aun cuando no elimina la vulnerabilidad frente a trastornos de los precios de los productos básicos.

Gráfico 5.7.Patrones de comercio regional1

Con el correr del tiempo se han diversificado los destinos de exportación de las economías en desarrollo. Aunque las economías avanzadas siguen siendo el mercado más importante, el comercio con otras economías en desarrollo, sobre todo China y otros países asiáticos, creció rápidamente. El comercio de manufacturas se expandió considerablemente más que el de productos básicos; las exportaciones de manufacturas a las economías avanzadas se triplicaron en términos reales desde comienzos de la década pasada. Los exportadores de productos básicos también intensificaron su actividad comercial internacional, no solo de productos básicos, sino también de manufacturas.

Fuentes: FMI, base de datos del Sistema de Precios de los Productos Básicos; FMI, Direction of Trade Statistics; UNCOMTRADE, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Las fuentes de exportación son las economías emergentes y en desarrollo, menos China e India. Los valores figuran únicamente si hay datos publicados sobre un 80% del total de países, como mínimo.

2Valor nominal del dólar deflactado por el valor unitario de las manufacturas.

3Valor nominal del dólar deflactado por el índice global de precios de los productos básicos.

Recuadro 5.2.El auge actual de los precios de los productos básicos en perspectiva

Los mercados de productos básicos están en auge y los precios de muchos de estos productos han alcanzado nuevos máximos en los últimos meses. Aunque el crecimiento mundial vigoroso es solo una de las razones de los estos precios, las previsiones que apuntan a la desaceleración notable de la actividad económica mundial en 2008–09 suscitan preocupación con respecto a las perspectivas de los mercados de los productos básicos. Con este telón de fondo, en este recuadro se comparan las características principales del auge actual con las de auges anteriores.

A nivel del mercado (mundial) en general, un auge de los precios de los productos básicos se define como un período de por lo menos 12 meses durante los cuales el precio al contado de un producto básico o un grupo de productos básicos similares aumenta en términos reales1. Por lo tanto, los auges y las caídas de los precios de los productos básicos se determinan en este caso sobre la base de los picos y los valles de los precios ajustados para tener en cuenta la inflación de los productos básicos2.

Propiedades de los auges de los precios de los productos básicos; 1960–20071
Variación de precios (Porcentaje)Duración (meses)
Fase actualÚltimo punto de inflexión2Desde el último punto de inflexiónAuges anteriores, promedio3Desde el último punto de inflexiónAuges anteriores, promedio4Sincronización con la producción industrial5
Petróleo crudo (FMI, APSP)6AugeDiciembre de 2001T210,154,073180,189***
MetalesAugeMarzo de 2003T104,843,058220,236***
AluminioAugeAbril de 2003T2941,057220,025
CobreAugeOctubre de 2001T212,561,075210,259***
NíquelAugeOctubre de 2005T74,984,019290,301***
AlimentosAugeNoviembre de 200430,421,038180,103
MaízAugeNoviembre de 2004T62,239,03819−0,139
TrigoAugeAbril de 2005T124,138,03220−0,103
SojaAugeEnero de 2005T83,942,036180,11
Aceite de palmaAugeEnero de 2005T116,861,03620−0,015
Aceite de sojaAugeEnero de 2005T100,950,036180,066
Carne de vacunoColapsoSeptiembre de 2004P−25,135,0200,091
BebidasColapsoFebrero de 2006P0,047,0190,109
Materias primas
agrícolasAugeDiciembre de 2004T2,228,037200,128
CauchoAugeEnero de 2005T77,256,036210,07
Fuentes: Base de datos del FMI sobre los precios de los productos básicos y cálculos del personal técnico del FMI.

Véase más información en el texto.

T corresponde al valle y P a la cresta.

Aumento promedio del precio durante los auges anteriores (excluido el auge actual).

Duración media de los auges anteriores (excluido el auge actual) estimado por el FMI.

Coeficiente de una regresión del estado cíclico del precio del producto básico en el estado cíclico de la producción industrial mundial (véase más información en Harding y Pagan, 2006). Tres asteriscos indican una significancia al nivel del 1%.

Precio medio de entrega inmediata del petróleo estimado por el FMI.

Fuentes: Base de datos del FMI sobre los precios de los productos básicos y cálculos del personal técnico del FMI.

Véase más información en el texto.

T corresponde al valle y P a la cresta.

Aumento promedio del precio durante los auges anteriores (excluido el auge actual).

Duración media de los auges anteriores (excluido el auge actual) estimado por el FMI.

Coeficiente de una regresión del estado cíclico del precio del producto básico en el estado cíclico de la producción industrial mundial (véase más información en Harding y Pagan, 2006). Tres asteriscos indican una significancia al nivel del 1%.

Precio medio de entrega inmediata del petróleo estimado por el FMI.

A diferencia del análisis incluido en el resto del capítulo 5, en este recuadro se considera que los auges están relacionados específicamente con los productos básicos y no con las circunstancias de cada país3.

Sobre la base de esta definición, en el cuadro se compara el auge actual con los anteriores utilizando los índices de precios mensuales de cuatro grupos principales de productos básicos y los precios de varios productos básicos a partir de los datos correspondientes al período 1960–2007. Cabe advertir que los precios de algunos productos básicos comenzaron a reducirse en 2007 y, por lo tanto, aún no puede identificarse una caída, es decir, un período de por lo menos 12 meses durante el cual disminuyen los precios. Los resultados principales del estudio son los siguientes:

  • El auge actual de los precios de los productos básicos ha beneficiado a todos los sectores, incluido el petróleo, los metales, los principales cultivos alimentarios y algunas bebidas. Dentro de estos grupos de productos, durante el auge actual, los precios han subido en general muy por encima de la media, y los períodos de aumentos sostenidos de los precios han sido más prolongados de lo habitual. En cambio, los precios de algunas carnes y muchas materias primas agrícolas (con la notable excepción del caucho natural, un sustituto del caucho sintético basado en el petróleo) se han mantenido relativamente bajos. Esta situación es sorprendente porque los precios de estos productos básicos han tendido a aumentar al mismo tiempo que los de los metales.
  • El auge actual también ha sido excepcional en que los precios del petróleo y los índices de precios de los tres principales grupos de productos básicos—metales, alimentos y materias primas agrícolas—han aumentado conjuntamente desde principios de 2005 (el auge de los precios de las bebidas se produjo en 2005 y a principios de 2006). Aunque anteriormente ocurrieron auges que beneficiaron a todos los sectores, estos fueron en general mucho más cortos que el actual (véase el gráfico). De hecho, de los 74 meses de períodos de auge de base amplia desde 1960, casi la mitad se han producido a partir de 2005. El auge de los precios del petróleo crudo y los metales comenzó incluso antes—a partir de 2003—lo que también es excepcional.
  • Los auges anteriores que beneficiaron a todos los sectores se produjeron al final de un período de expansión de la actividad industrial mundial relativamente prolongado—especialmente en 1973 y 2000—y concluyeron con una desaceleración posterior de la actividad. En cambio, el auge actual comenzó en una etapa anterior del ciclo. No obstante, en todos los casos, los auges que beneficiaron a todos los sectores se produjeron en períodos de crecimiento mundial muy vigoroso.
  • A nivel más general, aunque las caídas de los precios de los productos básicos han sido más frecuentes que las desaceleraciones de la actividad industrial mundial, los movimientos de los precios de muchos de estos productos tienden a coincidir con la evolución de la actividad industrial mundial, en particular la del petróleo crudo, los metales y algunas materias primas agrícolas.

Número de grupos de principales productos básicos en la fase del auge y producción industrial global1

Fuentes: FMI, Sistema de Precios de los Productos Básicos; FMI, International Financial Statistics, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Los principales grupos de productos básicos son el petróleo, los metales, los alimentos, las bebidas y las materias primas agrícolas.

En resumen, al comparar el auge actual de los precios de los productos básicos con los anteriores se observa que ha beneficiado a un mayor número de sectores y ha sido más prolongado, y que los precios se han incrementado más de lo habitual. Esto parece indicar que el auge actual refleja, por un lado, diversos factores del lado de la demanda y de la oferta que se refuerzan mutuamente y, por otro, los efectos de los vínculos cada vez más importantes entre los mercados de productos básicos (como por ejemplo, entre los precios del petróleo y los alimentos y la producción de biocombustibles) y de un entorno financiero favorable, incluida la depreciación del dólar de EE.UU. y las bajas tasas de interés reales (véase más información en el apéndice 1.2). Obviamente, algunos de estos factores también contribuyeron a los auges anteriores. En el auge de 1973, por ejemplo, el crecimiento mundial muy vigoroso y la depreciación del dólar de EE.UU. empujaron los precios de los productos básicos al alza. No obstante, el auge actual se caracteriza por la interacción de estos factores durante un largo período. Por lo tanto, las perspectivas de los mercados de productos básicos dependen en gran medida del tiempo durante el cual continuarán reforzándose mutuamente estos factores básicos.

Nota: El autor principal de este recuadro es Thomas Helbling.1Este enfoque se basa en el ejemplo de Pagan y Sossounov (2003) en el caso de los auges de los precios de las acciones. El uso de un período de una duración mínima de 12 meses se basa en Cashin, McDermott y Scott (2002). Mientras que la duración mínima de 6 meses se utiliza normalmente en los análisis del ciclo económico, estos autores consideran que en el caso de los productos básicos conviene utilizar un período mínimo más largo porque la temporada entre una cosecha y la otra, en el caso de los principales cultivos, suele durar 12 meses. Se utiliza un índice de valor unitario de las exportaciones de manufacturas de las economías industriales para efectuar el ajuste inflacionario.2El análisis se basa en un procedimiento de fechado de ciclos económicos elaborado por la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés). Véase el capítulo 3 de las ediciones de abril de 2002 y abril de 2003 de Perspectivas de la economía mundial.3Para identificar los auges y las caídas en el resto del capítulo 5 se utilizan los tèrminos de intercambio de los productos bàsicos de cada país a nivel anual en lugar de los precios mundiales mensuales de cada producto o grupos de productos bàsicos.

Los destinos de exportación de las economías en desarrollo se han diversificado con el correr del tiempo. Las economías avanzadas siguen siendo los mercados más importantes, y las economías en desarrollo continúan penetrándolos con productos básicos y manufacturas. Sin embargo, el comercio con otras economías en desarrollo—sobre todo de Asia—ha crecido velozmente (gráfico 5.7; véase también Akin y Kose, 2007)10. Las exportaciones de productos básicos a China y a otras economías de Asia se han incrementado sustancialmente. Un hecho quizá menos conocido es que el crecimiento de China y de otros países asiáticos también ha extendido significativamente los mercados para las manufacturas procedentes de las economías en desarrollo. De hecho, si bien las exportaciones manufactureras hacia las economías avanzadas se triplicaron en términos reales desde comienzos de los años noventa, las destinadas a China registraron un aumento aún más drástico, aunque a partir de un nivel original muy bajo11.

Las economías en desarrollo han atraído considerablemente más IED en los últimos años, en todos los sectores económicos (gráfico 5.8). Aunque el aumento más marcado fue en el sector de los servicios, las manufacturas y los productos básicos también recibieron corrientes sustanciales de IED. En las economías en desarrollo, el saldo de IED siempre fue mayor en el sector manufacturero que en el de los productos básicos, y en los últimos tiempos experimentó un crecimiento más fuerte. Las economías en desarrollo también se transformaron en una fuente sustancialmente más importante de IED para las economías avanzadas y otras economías en desarrollo, sobre todo en el sector de los servicios. Aunque su papel como fuente de inversiones mundiales todavía es relativamente pequeño, claramente está en aumento.

Gráfico 5.8.Inversión extranjera directa en las economías emergentes y en desarrollo1

(Porcentaje del PIB)

Las economías emergentes y en desarrollo han atraído considerablemente más inversión extranjera directa en todos los sectores. También se han transformado en una fuente mucho más importante de inversión extranjera directa.

Fuentes: UNCTAD (2007), y cálculos del personal técnico del FMI.

1Las agregaciones sectoriales están basadas en clasificaciones que difieren de las utilizadas en el resto del capítulo, de modo que los sectores no son plenamente comparables. Los productos básicos abarcan el sector primario; alimentos, bebidas y tabaco; y coque, productos derivados del petróleo y combustible nuclear.

La creciente integración de las economías en desarrollo con la economía mundial estuvo acompañada de mejoras significativas de las políticas y las instituciones nacionales (gráfico 5.9). Las economías emergentes y en desarrollo—ya sean exportadoras de productos básicos o de otros bienes y servicios—emprendieron la liberalización externa recortando aranceles y restricciones a las transacciones de la cuenta corriente y la cuenta de capital (si bien alrededor del 80% de la totalidad de los países aún mantiene restricciones a la IED). Las políticas macroeconómicas también se afianzaron—existen ahora menos déficits públicos y en cuenta corriente graves—, al igual que la calidad general de las instituciones y la profundidad de los sistemas financieros (en el apéndice 5.1 se presenta una descripción detallada). En comparación con otros países, los exportadores de productos básicos gozan de superávits públicos y en cuenta corriente más grandes, pero a su vez se encuentran rezagados desde el punto de vista de la calidad institucional global y del desarrollo financiero12.

Gráfico 5.9.Ambiente de las políticas y las instituciones

(Media; todas las variables se miden por la escala derecha, salvo indicación en contrario)

Las economías en desarrollo han emprendido la liberalización externa, recortando las tarifas arancelarias y las restricciones a las transacciones de la cuenta corriente y la cuenta de capital. Las políticas macroeconómicas también se afianzaron—existen ahora menos déficits públicos y en cuenta corriente graves—, la calidad general de las instituciones mejoró y los sistemás financieros se profundizaron.

Fuentes: Beck, Demirgüç-Kunt y Levine (2007); Chinn y Ito (2006); Grilli y Milesi-Ferretti (1995); Marshall, Jaggers y Gurr (2004); Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Indicador de Grilli y Milesi-Ferretti.

2Indicador de Chinn e Ito; los datos de 1993–95 están interpolados debido a irregularidades de los datos básicos.

3Porcentaje del PIB.

4La calidad institucional está medida de acuerdo con la variable de las “restricciones ejecutivas” de Marshall, Jaggers y Gurr (véanse los detalles en el apéndice 5.1).

5El desarrollo financiero se mide mediante la proporción de crédito al sector privado otorgado por bancos y otras instituciones financieras con respecto al PIB (véanse los detalles en el apéndice 5.1).

En suma, los precios de los productos básicos siguen desempeñando un papel importante en muchas economías en desarrollo, y el auge actual beneficia sobre todo a los exportadores de combustibles. Sin embargo, las exportaciones de manufacturas revisten ahora mayor importancia para las economías en desarrollo, sobre todo en Asia y, en menor medida, en Europa central y oriental y la CEI. Los exportadores de productos básicos y de otros productos han intensificado la exportación manufacturera tanto a las economías avanzadas, que siguen siendo su destino principal, como a China y a otros países de Asia. Las exportaciones de productos básicos a este último grupo también muestran un marcado aumento, aunque no de la misma magnitud que las exportaciones de manufacturas. Las economías en desarrollo han captado más IED, incluso en los sectores manufactureros, y también han adquirido más relevancia como fuente de IED. La liberalización externa continúa sin pausa en todo el mundo en desarrollo, y las instituciones y las políticas macroeconómicas mejoran constantemente en los exportadores de productos básicos y otras economías.

Globalización y ciclos de precios de los productos básicos

Esta sección examina las consecuencias históricas de los ciclos de precios de los productos básicos y, concretamente, compara el boom actual con los anteriores. Los ciclos se aíslan utilizando un indicador modificado de los términos de intercambio de los productos básicos que tiene en cuenta las diferencias entre países, no solo de la composición de la cesta de exportación e importación sino también de la importancia de los productos básicos para la generalidad de la economía13. Los auges y los colapsos se entienden como períodos de aumentos y disminuciones relativamente grandes, respectivamente, de los términos de intercambio de los productos básicos14. El análisis reconoció más de 300 auges y colapsos desde 1970; la mayor cantidad de auges ocurrió en África subsahariana, y los más potentes, en Oriente Medio y Norte de África (gráfico 5.10). En comparación con los anteriores, el boom actual es prolongado e intenso: en el país promedio ha durado más de cuatro años y los términos de intercambio de los productos básicos han aumentado 9,1%, en comparación con dos años y 3,3%, respectivamente, en episodios anteriores15.

Gráfico 5.10.Auge de precios de los productos básicos

La mayoría de los auges de precios de los productos básicos ocurrieron a mediados de los años setenta y en los últimos años. África subsahariana registró el mayor número de auges; Oriente Medio y Norte de África, los auges de mayor magnitud.

Fuentes: FMI, base de datos del Sistema de Precios de los Productos Básicos; base de datos de UNCOMTRADE; Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Los grandes auges están definidos como episodios con un aumento acumulativo de los términos de intercambio de los productos básicos que cae en el cuartil superior de todos los auges. Las fechas corresponden al último año de cada boom. Véanse los detalles en el apéndice 5.1.

2La magnitud se refiere al aumento acumulativo de los términos de intercambio de los productos básicos durante un auge. Véanse los detalles en el apéndice 5.1.

3Europa central y oriental, y Comunidad de Estados Independientes.

A continuación se llevó a cabo un análisis de sucesos para determinar cómo reaccionaron los flujos comerciales y financieros, los tipos de cambio, la inversión, el gasto y el endeudamiento público y otras variables importantes frente a un auge de los términos de intercambio de los productos básicos, y si el auge actual parece ser significativamente diferente. En particular, el análisis compara 1) las variaciones porcentuales anuales promedio de los indicadores de interés durante auges pasados con las variaciones que ocurrieron durante los colapsos, y 2) las variaciones registradas durante el auge actual con las de auges pasados. Para neutralizar la heterogeneidad probable de las respuestas ocurridas en diferentes sucesos y diferentes países, el análisis se centra por separado en grandes sucesos vinculados a los precios de los productos básicos, y en exportadores de combustibles y de otros productos básicos16. A fin de mantener la atención en las economías en desarrollo, se excluyen las economías avanzadas.

Como era de esperar, el valor total de las exportaciones subió con mucha más rapidez durante los auges de los términos de intercambio que durante los colapsos (gráfico 5.11). La diferencia entre las tasas de crecimiento fue especialmente notable (más de 40 puntos porcentuales por año) durante los grandes auges y entre los exportadores de combustibles. En el boom actual, el aumento de los valores de exportación es más rápido (alrededor de 18 puntos porcentuales por año) que el registrado en los otros auges de la muestra, pero algo más lento comparado con otros grandes auges. Durante el boom actual, los volúmenes totales de exportación—excepto en el caso de los exportadores de combustibles—respondieron con mucha más sensibilidad; en los booms anteriores, el impacto en el volumen de exportación fue sustancialmente menor en magnitud que el impacto en el valor de exportación.

Gráfico 5.11.Análisis de sucesos de los términos de intercambio de los productos básicos, 1970–20071,2

(Diferencias medianas de las variaciones porcentuales anuales promedio de determinadas variables, con exclusión de las economías avanzadas)

Durante los últimos auges—en comparación con los colapsos—la aceleración del crecimiento de las exportaciones estuvo impulsada por los precios más que por los volúmenes. Las exportaciones de productos básicos aumentaron, en tanto que las exportaciones manufactureras siguieron patrones desiguales, congruentes con el mal holandés y las presiones proteccionistas. En el auge actual, los volúmenes de exportación responden más y las exportaciones manufactureras crecen a un ritmo sustancialmente mayor, en parte como consecuencia de una apreciación real más suave en los países exportadores de combustibles y una reducción de los aranceles más pronunciada en los países exportadores de productos básicos no combustibles.

Gráfico 5.11(conclusion).

Durante los últimos auges—en comparación con los colapsos—la inversión extranjera se aceleró, principalmente como resultado de las entradas de inversiones de cartera, en tanto que la inversión nacional fue débil. Los gobiernos por lo general aplicaron políticas fiscales procíclicas y evitaron la suavización del consumo. En el auge actual, la IED y la inversión nacional crecen sustancialmente más. El endeudamiento público disminuyó y el gasto público se moderó ligeramente. Por último, se aceleró el crecimiento de la economía real.

Fuentes: FMI, base de datos del Sistema de Precios de los Productos Básicos; base de datos de UNCOMTRADE; Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

1Algunas de las series terminan en 2005 ó 2006; los datos sobre los tipos de cambio efectivos comienzan a fines de la década de 1970; los datos sobre las tasas arancelarias comienzan en 1980.

2Como el auge actual está centrado en los exportadores de combustibles, la comparación con auges pasados en exportadores de productos básicos no combustibles está basada en escasas observaciones y debe usarse con cierta precaución.

Ese desempeño superior durante el boom actual se debe a diferencias en el crecimiento de la exportación de productos básicos por oposición a la exportación de manufacturas. En el pasado, la exportación real de productos básicos creció más rápido durante los auges que durante los colapsos, en tanto que la exportación manufacturera cambió poco a lo largo de la muestra. Durante los auges, la exportación manufacturera generalmente creció con más velocidad en los países exportadores de combustibles y con más lentitud en los exportadores de productos básicos no combustibles. Los exportadores de productos básicos por lo general crecieron más lentamente en el boom actual que en los anteriores, pero la exportación manufacturera creció más rápido, generando globalmente un crecimiento real de las exportaciones más elevado17.

Al examinar las variaciones relativas de los tipos de cambio reales efectivos y de las tasas arancelarias, quedan más claros estos patrones comerciales18. Durante los auges anteriores, los exportadores de productos básicos no combustibles experimentaron una apreciación del tipo de cambio real relativamente pronunciada, lo cual perjudicó la exportación manufacturera y a los sectores que competían con las importaciones por efecto del mal holandés (gráfico 5.11). Un hecho que probablemente no sea del todo ajeno es que, en términos relativos, las tasas arancelarias disminuyeron menos. Por el contrario, durante los colapsos, estos países tuvieron tipos de cambio reales relativamente más débiles, lo cual les permitió recortes de los aranceles relativamente mayores. La situación de los exportadores de combustibles fue muy diferente. Los combustibles experimentaron una apreciación nominal y real menor durante los auges de precios de los productos básicos que durante los colapsos. En gran medida, la causa radica en la tendencia generalizada de estos países de vincular el tipo de cambio al dólar19, que suele depreciarse cuando los precios de los productos básicos suben20.

Comparativamente, durante el boom actual los tipos de cambio reales se apreciaron menos en los países exportadores de combustibles, y más en los exportadores de productos básicos no combustibles, en parte porque el desplome reciente del dólar tuvo distintos efectos en cada grupo21. Esta quizá sea una de las razones por las cuales la exportación manufacturera aumentó a un ritmo sustancialmente más rápido en los exportadores de combustibles. En los exportadores de productos básicos no combustibles, el alza reciente de la exportación manufacturera podría atribuirse al hecho de que estos países estén más volcados a la liberalización comercial. En Chile, por ejemplo, desde el comienzo del auge actual en 2002, y en comparación con auges anteriores, los aranceles comerciales se han reducido por encima de seis puntos porcentuales más por año, y la exportación manufacturera ha crecido por encima de seis puntos porcentuales más por año. Además, los recortes arancelarios en los países vecinos pueden haber ejercido una influencia positiva, creando más oportunidades para el comercio intrarregional22.

En lo que respecta a las entradas de capitales extranjeros, los pasivos por inversión en cartera respondieron con mucha más sensibilidad que la IED durante los auges de precios de los productos básicos, en comparación con los colapsos23. Sin embargo, durante el auge actual, las entradas de IED han aumentado mucho más que durante los auges anteriores. Ese movimiento es especialmente destacado en los países exportadores de combustibles, en los que las entradas de IED aumentaron por encima de 14 puntos porcentuales más por año que en los auges anteriores (en un país mediano).

La situación es más diversa desde el punto de vista del endeudamiento externo. En los exportadores de productos básicos no combustibles, la deuda privada creció menos durante los auges que durante los colapsos. En los países exportadores de combustibles, tanto los gobiernos como las entidades privadas se endeudaron más por lo general durante los auges. En la totalidad de la muestra, la deuda pública exhibió una dinámica parecida durante auges y colapsos, en tanto que la deuda privada tendió a aumentar más durante los colapsos. Estos patrones llevan a pensar que durante los auges los exportadores de combustibles lograron atraer más capital extranjero que los exportadores de productos básicos no combustibles, que sufrieron más a causa del proteccionismo y del mal holandés, como se señaló arriba. Además, por lo general, los gobiernos se abstuvieron de endeudarse para suavizar el consumo durante los colapsos, mientras que las entidades privadas en cierta medida se endeudaron con esa finalidad. Durante el boom actual, la deuda externa aumentó con más lentitud que durante episodios anteriores, y el endeudamiento público creció con una lentitud considerablemente mayor que el privado. Es probable que esa moderación fiscal durante el boom actual haya reducido la vulnerabilidad de estas economías al mal holandés y haya contribuido a un crecimiento más fuerte de la exportación manufacturera y global.

El consumo público y privado se incrementó más durante los auges anteriores que durante los colapsos, lo cual lleva a pensar que las políticas fiscales fueron procíclicas en muchos países. Sin embargo, durante el boom actual, el consumo público por lo general creció a un ritmo un poco más lento que el consumo privado, en comparación con auges anteriores, aunque esa tendencia es menos pronunciada en los exportadores de productos básicos no combustibles que en los exportadores de combustibles. Por ejemplo, en Chile ambos tipos de consumo crecieron a más velocidad que en los booms precedentes (y el consumo público estuvo apenas rezagado respecto del privado), mientras que en Arabia Saudita el consumo público subió tres puntos porcentuales menos por año, y el consumo privado, por encima de siete puntos porcentuales más por año, en comparación con auges anteriores.

Tanto la inversión interna como el crecimiento del producto se aceleraron durante los grandes auges, en comparación con los colapsos, pero la respuesta fue débil en la totalidad de la muestra. Es probable que ese nivel más lento de inversión y de crecimiento en los exportadores de productos básicos no combustibles se deba a un desempeño menos lucido de las exportaciones y que haya contribuido a la dificultad de este grupo para captar capitales extranjeros (sobre todo IED), como se señaló anteriormente. Durante el boom actual, la inversión experimentó un aumento drásticamente más rápido (sobre todo en los exportadores de combustibles) y el PIB creció significativamente más que en auges anteriores.

En suma, durante los anteriores auges de precios de los productos básicos (comparados con los colapsos) el crecimiento más dinámico de las exportaciones se explica en líneas generales más por sus precios que por sus volúmenes. Aun así, la exportación real de productos básicos aumentó, en tanto que la exportación manufacturera muestra patrones variados, congruentes con el mal holandés y las presiones proteccionistas. La inversión extranjera se aceleró, principalmente por la vía de la inversión de cartera, en tanto que la inversión interna respondió con debilidad. Los gobiernos, por lo general, aplicaron políticas fiscales procíclicas y se abstuvieron de suavizar el consumo. El boom actual parece diferente desde varios ángulos. Los volúmenes de exportación respondieron de manera mucho más directa y la exportación manufacturera creció a un ritmo sustancialmente más veloz, en parte como consecuencia de una apreciación menor del tipo de cambio real de los países exportadores de combustibles y de una reducción más profunda de los aranceles en los exportadores de productos básicos no combustibles. La creciente apertura comercial de los países vecinos y la mejora de la gestión fiscal y—a nivel más general—de las políticas y las instituciones probablemente hayan contribuido a afianzar el desempeño. La IED y la inversión interna se incrementaron a una velocidad considerablemente mayor que en auges anteriores. El endeudamiento externo disminuyó, especialmente en el caso de los gobiernos, en tanto que el gasto público apenas se moderó. Por último, se aceleró el crecimiento económico real.

Explicación de los patrones

Esta sección adopta una perspectiva a más largo plazo y analiza los determinantes que contribuyeron a que las economías en desarrollo lograran integrarse en la economía mundial. El análisis se centra en la contribución de las instituciones y las políticas nacionales, más que en los términos de intercambio o la ubicación geográfica. Fundamentalmente, cabe preguntarse si, a largo plazo, la dinámica de los términos de intercambio y la dotación de productos básicos explican una proporción sustancial de las diferencias entre países y regiones dentro del proceso de globalización.

En menor medida, se analiza también aquí la importancia de los efectos de desbordamiento generados por la apertura comercial y financiera de otros países, y también por sus instituciones y políticas. En otras palabras, nos planteamos si un país tiene más probabilidades de liberalizarse interna o externamente siguiendo el ejemplo de sus vecinos y, en ese sentido, si la globalización ayuda a las economías en desarrollo a sentar las bases de un crecimiento sostenible.

El capítulo también pretende analizar si la creciente integración de las economías en desarrollo tiene probabilidades de seguir su curso, aun frente a movimientos desfavorables de los términos de intercambio. Dicho de otro modo, como la globalización es un impulso poderoso comprobado para el crecimiento de las economías en desarrollo, conviene saber qué factores pueden frenarla.

Concretamente, el análisis abarca una muestra amplia de 80 países aproximadamente, tanto avanzados como en desarrollo, durante el período 1970–2005, y examina determinantes de distintos aspectos de la integración, sobre todo el comercio total, las exportaciones, las importaciones y la IED. A continuación, evalúa el comercio de mercancías en su totalidad y, por separado, el comercio de productos básicos, tanto en términos de valor como de volumen. El marco econométrico consiste en regresiones con datos de sección cruzada y de panel (promedio quinquenal).

Partiendo de estudios publicados, el análisis abarca una amplia gama de variables capaces de explicar la integración: instituciones, políticas, precios de productos básicos y factores geográficos. Se trata concretamente de las variables siguientes (para más detalles, consúltese el apéndice 5.1):

  • Calidad de las instituciones nacionales: Como es bien sabido, este factor puede tener gran influencia en la productividad y el producto de todos los sectores de un país (véase, por ejemplo, el capítulo 3 de la edición de abril de 2003 de Perspectivas de la economía mundial). Esos efectos pueden ser desproporcionadamente profundos en los sectores de los bienes transables; por ejemplo, la producción destinada a la exportación puede necesitar una inversión inicial voluminosa, que podría resultar especialmente susceptible a la expropiación. Del mismo modo, las inversiones financieras de residentes extranjeros pueden ser especialmente vulnerables a la apariencia de un clima de inversión desfavorable (véase también Dell’Ariccia et al., 2007).
  • Características estructurales: Una infraestructura financiera mejor desarrollada (medida según la relación crédito al sector privado/PIB) podría incrementar el producto de todos los sectores. Los sectores de bienes transables pueden beneficiarse especialmente en la medida en que hagan un uso relativamente intenso del capital o dependan de fábricas y empresas relativamente grandes cuyas necesidades más bien transciendan los mercados informales de capitales. Además, algunas especificaciones tienen en cuenta la flexibilidad del régimen cambiario (basándose en Reinhart y Rogoff, 2004).
  • Calidad de las políticas macroeconómicas nacionales: Esta variable se evalúa (al igual que en el capítulo 5 de la edición de octubre de Perspectivas de la economía mundial) mediante un índice que mide en qué medida el marco monetario logra mantener un nivel bajo de inflación, más un indicador de la estabilidad de la política fiscal (la volatilidad del gasto público cíclicamente ajustado).
  • Políticas que obstaculicen directamente la integración: Se examina el papel de tres variables: 1) “apertura comercial”, un índice de barreras (arancelarias y no arancelarias) al comercio internacional; 2) “restricciones cambiarias”, un indicador de las restricciones cambiarias globales que pesan sobre la cuenta corriente y la cuenta de capital, y 3) “sobrevaloración” cambiaria (medida según la desviación del tipo de cambio real de un país respecto de su valor tendencial, calculada con un filtro de Hodrick-Prescott). Esta última variable busca captar cualquier efecto del mal holandés en los sectores de los productos transables de un país.
  • Precios de los productos básicos: Los índices de los precios de exportación e importación de productos básicos propios de cada país se incluyen por separado, a fin de analizar diferentes efectos. Para neutralizar la diferencia del grado de importancia que tiene el comercio de productos básicos en cada país, los precios de los productos básicos se ponderan según la proporción promedio que cada producto básico ocupa dentro del PIB del país.
  • Efectos de la ubicación y el desbordamiento en el exterior: Según la especificación, se capturan mediante una combinación de las siguientes variables: 1) “apertura comercial de los vecinos”, un promedio de las barreras al comercio exterior impuestas por los países vecinos, ponderado según la distancia y el tamaño; 2) un índice de distancia geográfica;

3) un indicador de la demanda externa ponderada según el comercio exterior, y 4) un indicador de las tasas de interés mundiales. Globalmente, tanto el análisis de datos por sección cruzada (cuadros 5.1 y 5.2) como las regresiones de panel (cuadros 5.3 y 5.4) llevan a las siguientes conclusiones (sujetas a las salvedades usuales sobre la dirección de la causalidad):

  • Existe un vínculo significativo entre la mejora de la calidad institucional y el aumento del comercio internacional, tanto de mercancías como de productos básicos y en términos tanto de valor como de volumen. La calidad institucional también está asociada a un aumento de la IED.
  • La profundización financiera también mantiene un vínculo sustancial con la expansión del comercio internacional y de la IED. Algunos datos indican que el impacto es más suave más allá de cierto nivel de desarrollo financiero, que, sin embargo, es superior al observado en las economías emergentes y en desarrollo.
  • La calidad de la política monetaria y fiscal nacional no tiene un impacto estadísticamente significativo en la integración. Dicho de otro modo, ningún impacto en el comercio internacional y la IED es más fuerte que el impacto global en el PIB.
  • En cuanto a las políticas que traban directamente la integración, en muchos casos es difícil aislar el impacto de cada una de esas medidas, pero algunos datos muestran que las restricciones cambiarias en particular están sustancialmente correlacionadas con un nivel global inferior de comercio internacional e IED.
  • Las barreras comerciales de los países vecinos están asociadas a un nivel más bajo de exportación y comercio exterior, lo cual confirma la importancia de los efectos de desbordamiento en el exterior. Este efecto es estadísticamente significativo en el análisis de los datos de panel.
  • Los precios de los productos básicos no ejercen una influencia estadísticamente significativa en los volúmenes globales de comercio internacional, ni tampoco en los volúmenes de comercio internacional de productos básicos. Dicho de otro modo, y acorde conel análisis de sucesos descrito anteriormente, el impacto que podrían llegar a tener los precios de los productos básicos en los volúmenes (en contraposición a los valores) de comercio internacional no es una característica predominante de los datos. El impacto limitado de los volúmenes de comercio internacional de productos básicos probablemente sea el resultado de la inelasticidad de la demanda de muchos productos básicos, sobre todo a corto plazo, y de la presencia de restricciones significativas a la ampliación de la oferta.
Cuadro 5.1.Regresiones con datos de sección cruzada: Comercio internacional global
Comercio exterior/PIBExportación neta/PIBExportación/PIBImportación/PIB
Instituciones generales6,9**−0,563,2*3,7**
Desarrollo financiero11,2***−0,40,67***0,54***
Apertura comercial10,12,926,53,6
Restricciones cambiarias−47**−2,09−25**−23**
Sobrevaloración4,3−0,791,82,5
Apertura comercial de los vecinos1,7*0,38**1,0**0,66
R20,610,470,570,64
Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, la presencia o ausencia de una salida al mar, la superficie del país, la población y la distancia. Número de países = 81.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, la presencia o ausencia de una salida al mar, la superficie del país, la población y la distancia. Número de países = 81.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Cuadro 5.2.Regresiones con datos de sección cruzada: Comercio internacional de productos básicos, inversión extranjera directa (IED)
Comercio exterior/PIBExportación neta /PIBExportación/PIBImportación/PIBIED/PIB
Instituciones generales3***−0,321,8**1,5***0,16
Desarrollo financiero14**−0,79−0,10,81**1,9*
Apertura comercial7,3−0,293,73,30,8
Restricciones cambiarias−3,5−0,33−2,1−2,2−2,5**
Sobrevaloración−1,31,81,50,160,51
Apertura comercial de los vecinos244491569341
R20,480,320,300,650,4
Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, la presencia o ausencia de una salida al mar, la superficie del país, la población y la distancia. Número de países = 81.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, la presencia o ausencia de una salida al mar, la superficie del país, la población y la distancia. Número de países = 81.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Cuadro 5.3.Regresiones con datos de panel: Comercio internacional global
Volumen del comercio internacional/PIBVolumen neto de exportación/PIBVolumen de exportación/PIBVolumen de importación/PIB
Instituciones generales0,019**−0,0380,028***0,022*
Desarrollo financiero10,07*0,010,13**0,13*
Apertura comercial−0,03*−1,7*−0,09*0,002
Restricciones cambiarias−0,15***−2,5***−0,14***−0,13**
Sobrevaloración−0,0033−0,27−0,025**0,0032
Apertura comercial de los vecinos0,20***0,7***0,33***0,20*
Precios de exportación de los productos básicos5,4−1,40,021,8
Precios de importación de los productos básicos−2,01,86,112,0
R20,460,070,520,35
Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 79; número de observaciones = 342.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 79; número de observaciones = 342.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Cuadro 5.4.Regresiones con datos de panel: Comercio internacional de productos básicos, inversión extranjera directa (IED)
Volumen del comercio internacional/PIBVolumen neto de exportación/PIBVolumen de exportación/PIBVolumen de importación/PIBIED/PIB
Instituciones generales0,00111,00,070,020,6*
Desarrollo financiero10,8*1,20,20,30,2*
Apertura comercial0,012−1,5−0,18*0,30,19
Restricciones cambiarias−0,18**−9,9−0,18*−0,15**−1,5***
Sobrevaloración0,010,620,0140,001−0,03
Apertura comercial de los vecinos0,23**−4,30,550,173,1***
Precios de exportación de los productos básicos0,030,70,02,1*4,0
Precios de importación de los productos básicos−0,00025,10,12−1,1*0,3
R20,190,020,180,220,33
Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 79; número de observaciones = 363.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Nota: Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son la calidad de la política monetaria y la volatilidad de la política fiscal (siempre insignificante), la flexibilidad del régimen cambiario, el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 79; número de observaciones = 363.

Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado del desarrollo financiero; el coeficiente conjunto representa el valor marginal, evaluado en la media de la muestra.

Estos resultados sirven para explicar la marcada expansión del comercio internacional y de la IED a lo largo del tiempo, tanto a nivel mundial como en las economías avanzadas y en desarrollo por separado24. En vista de estos resultados y de la mejora gradual de las instituciones y las políticas nacionales antes ilustradas, quizá no sea sorprendente comprobar que la variación explicada de la integración comercial y financiera refleja principalmente el impacto de las instituciones, el desarrollo financiero, las distorsiones producidas por ciertas políticas y factores exógenos, como la geografía, más que el impacto directo del precio de los productos básicos. Por ejemplo, los volúmenes de exportación (en relación con el PIB real) aumentaron en promedio 30% en los países de la muestra entre los años ochenta y la década actual. Las instituciones y el desarrollo financiero explican casi una cuarta parte de ese aumento global (gráfico 5.12). La reducción de las distorsiones producidas por ciertas políticas—como por ejemplo, la eliminación de restricciones cambiarias, los recortes de aranceles y la disminución de la sobrevaloración—da cuenta de otra cuarta parte. Por el contrario, los precios de exportación e importación de los productos básicos originaron un porcentaje muy pequeño del aumento de los volúmenes de exportación, tanto en las economías avanzadas como en las economías en desarrollo.

Gráfico 5.12.Explicación del crecimiento de la integración entre los años ochenta y la década actual

(Variable dependiente y diferencia total en puntos porcentuales, en el eje de la abscisa; porcentaje de la diferencia total, en el eje de la ordenada; en base a las regresiones de panel)

La variación explicada refleja principalmente el impacto de las instituciones, el desarrollo financiero, las distorsiones producidas por ciertas políticas y factores exógenos como la geografía, más que el precio de los productos básicos directamente. Las instituciones y el desarrollo financiero explican casi una cuarta parte del aumento global.

Fuentes: Beck, Demirgüç-Kunt y Levine (2007); Heston, Summers y Aten (2006); Marshall, Jaggers y Gurr (2004); Reinhart y Rogoff (2004); Wacziarg y Welch (2003); Banco Mundial, base de datos de World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI (véanse más detalles en el apéndice 5.1).

1Combina la contribución del desarrollo financiero y su cuadrado.

2Combina la contribución de la apertura comercial, las restricciones cambiarias y la sobrevaloración.

3Combina la contribución de los precios de exportación y de importación de los productos básicos.

4Combina la contribución de los precios de exportación y de importación de los productos básicos.

Un tema más amplio es la relación entre las distintas variables explicativas. En particular, es posible que existan vínculos importantes, por la vía de la economía política, entre las instituciones y las distorsiones causadas por ciertas políticas, por un lado, y los precios de los productos básicos, por el otro. Una evaluación exhaustiva trascendería los límites de este capítulo, pero un análisis de correlación sencillo produce una determinación interesante: el alza de los precios de exportación de los productos básicos está relacionada históricamente con un aumento de las barreras al comercio exterior (cuadro 5.5). Esa respuesta—imputable en gran medida a los exportadores de productos básicos no combustibles (como lo muestra el análisis de sucesos)—podría interpretarse como un producto de la preocupación de las autoridades frente a la posibilidad de que el mal holandés produzca perturbaciones positivas de los términos de intercambio en los sectores de bienes transables que no sean productos básicos.

Cuadro 5.5.Regresiones con datos de panel: Instituciones y políticas
Instituciones generalesApertura comercialRestricciones cambiariasSobrevaloración
Precios de exportación de los productos básicos19−19**1,29,3
Precios de importación de los productos básicos1,62,3***−0,84−4,8
R20,050,110,05
Nota: Los resultados de la “apertura comercial” están basados en una regresión probabilística. Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 89; número de observaciones = 801.
Nota: Los resultados de la “apertura comercial” están basados en una regresión probabilística. Los coeficientes estadísticamente significativos aparecen en negrita; uno, dos y tres asteriscos denotan significación al nivel de 10%, 5% y 1%, respectivamente (en base a errores estándar robustos). Otros controles son el PIB inicial, los efectos nacionales, la tendencia temporal, el crecimiento del PIB real mundial ponderado según el comercio exterior, y la tasa LIBOR. Número de países = 89; número de observaciones = 801.

Conclusiones

El análisis presentado en este capítulo lleva a pensar que, desde varios ángulos, las economías en desarrollo se ven más favorecidas por el actual auge de precios de los productos básicos que por los anteriores. Las exportaciones están aumentando a mayor velocidad como resultado del crecimiento considerablemente más fuerte de la exportación manufacturera; como hecho notable, incluso los exportadores de productos básicos han ampliado la exportación manufacturera, a Asia entre otros destinos. Esta aceleración observada coincidió con una apreciación del tipo de cambio real más débil en los exportadores de combustibles y recortes arancelarios más profundos en los exportadores de productos básicos no combustibles, que en los booms anteriores por lo general subieron las barreras al comercio exterior. La IED y la inversión nacional están avanzando a un ritmo considerablemente más rápido que durante los auges precedentes, en tanto que el endeudamiento público disminuyó al mismo tiempo que el gasto público registraba una baja moderada. Contra este telón de fondo, el crecimiento económico real se aceleró en todo el mundo en desarrollo, y grandes mayorías de países de todas las regiones se están integrando rápidamente en la economía mundial en el plano comercial y financiero.

Ahora bien, el análisis también lleva a pensar que los precios de los productos básicos contribuyen relativamente poco a la tendencia a largo plazo hacia la globalización. Y aquí es donde corresponde mencionar una de las razones fundamentales por las cuales las economías en desarrollo tuvieron un desempeño relativamente satisfactorio durante el actual auge de precios de los productos básicos: la mejora general de sus instituciones y políticas, cristalizada en un desarrollo más intenso del sector financiero, la liberalización comercial y la moderación fiscal. Muchas economías en desarrollo también se beneficiaron de la liberalización y del rápido crecimiento de los países vecinos, por ejemplo a través de los efectos en la demanda de sus exportaciones (tanto de productos básicos como de manufacturas). De este panorama surgen dos implicaciones centrales.

  • Aun si los precios de los productos básicos pierden terreno, es poco probable que esa eventualidad de por sí sola ponga en retroceso la creciente integración de muchas economías en desarrollo en la economía mundial. Se trata de un factor significativo porque las variaciones favorables de los términos de intercambio de los exportadores de productos básicos observadas en los últimos años no deberían considerarse necesariamente una característica permanente del panorama económico.
  • El avance constante hacia la integración comercial y financiera requerirá un empeño constante por parte de las autoridades para mejorar aún más las instituciones y las políticas. Por ejemplo, será importante avanzar en la liberalización comercial y asegurarse de que las mejoras observadas en los saldos fiscales no resulten ser puramente cíclicas.

A nivel más general, cabe recalcar que la participación más activa de los países de bajo ingreso en la economía mundial ha creado nuevos retos para las autoridades. Muchas economías siguen siendo sumamente dependientes de la exportación de productos básicos y podrían revelar una considerable vulnerabilidad a perturbaciones de esos precios. Eso constituye una importante motivación para incrementar paulatinamente la diversificación, un proceso que muchas economías en desarrollo ya han puesto en marcha. Seguir adelante con reformas encaminadas hacia ese fin ayudará a estas economías a protegerse de cambios abruptos de los factores externos, entre ellos los precios de los productos básicos.

Apéndice 5.1. Datos y metodología

Los principales autores de este apéndice son Patrick Hettinger, Nikola Spatafora, Ercument Tulun e Irina Tytell.

Cobertura y agrupamiento por país

El capítulo 5 abarca 171 economías avanzadas y en desarrollo (con distinta disponibilidad de datos). La cobertura por país se mantiene constante dentro de cada gráfico, pero puede variar entre uno y otro según la disponibilidad de los datos. Los agrupamientos aparecen a continuación (la cifra entre paréntesis indica el número de países).

Economías avanzadas (23)

Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelandia, los Países Bajos, Portugal, el Reino Unido, Suecia y Suiza.

Economías emergentes y en desarrollo (148)

África subsahariana (45)

Angola, Benin, Botswana, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Cabo Verde, Chad, Comoras, Côte d’Ivoire, Djibouti, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Kenya, Lesotho, Madagascar, Malawi, Malí, Mauritania, Mauricio, Namibia, Níger, Nigeria, la República Centroafricana, la República del Congo, la República Democrática del Congo, la República de Mozambique, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán, Swazilandia, Tanzanía, Togo, Uganda, Zambia y Zimbabwe.

Europa central y oriental y Comunidad de Estados Independientes (27)

Albania, Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovenia, Estonia, Georgia, Hungría, Kazajstán, Letonia, Lituania, Moldova, Polonia, la República Checa, la República Kirguisa, la ex República Yugoslava de Macedonia, la República Eslovaca, Rumania, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Turquía, Ucrania y Uzbekistán.

Economías en desarrollo de Asia (27)

Bangladesh, Bhután, Camboya, China, Filipinas, Fiji, India, Indonesia, las Islas Salomón, Kiribati, Malasia, Maldivas, Myanmar, Nepal, Pakistán, Papua Nueva Guinea, la provincia china de Taiwan, la RAE de Hong Kong, la República de Corea, la República Democrática Popular Lao, Samoa, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Tonga, Vanuatu y Vietnam.

América Latina (32)

Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Las Bahamas, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, la República Bolivariana de Venezuela, la República Dominicana, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Trinidad y Tabago y Uruguay.

Oriente Medio y Norte de África (17)

Arabia Saudita, Argelia, Bahrein, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Omán, Qatar, la República Árabe Siria, la República del Yemen, la República Islámica del Irán y Túnez.

Exportadores de combustibles (24)25

Arabia Saudita, Argelia, Angola, Azerbaiyán, Bahrein, Ecuador, los Emiratos Árabes Unidos, Guinea Ecuatorial, Gabón, Kazajstán, Kuwait, Libia, Nigeria, Omán, Qatar, la República Árabe Siria, la República Bolivariana de Venezuela, la República del Congo, la República del Yemen, la República Islámica del Irán, Rusia, Sudán, Trinidad y Tabago, y Turkmenistán.

Exportadores de productos básicos primarios no combustibles (21)26

Botswana, Burkina Faso, Burundi, Chad, Chile, Guinea, Guinea-Bissau, Guyana, las Islas Salomón, Malawi, Mauritania, Mongolia, Papua Nueva Guinea, la República de Mozambique, la República Democrática del Congo, Sierra Leona, Suriname, Tayikistán, Uzbekistán, Zambia y Zimbabwe.

Fuentes de datos y definiciones de las variables

Corrientes comerciales

La generalidad de los datos sobre el comercio (y los datos del PIB utilizados para calcular las relaciones) provienen de las bases de datos de World Development Indicators (Banco Mundial, 2007)27 y de Perspectivas de la economía mundial (FMI). Los datos de estas fuentes se combinaron y empalmaron para obtener la mejor cobertura geográfica y temporal posible. Los datos sobre el comercio de manufacturas y productos básicos (combustibles y no combustibles) se tomaron de la base de datos de World Development Indicators; los valores que faltaban se interpolaron. Los volúmenes de exportación e importación de manufacturas y productos básicos se crearon deflactando los valores nominales según el índice del valor unitario de las manufacturas y el índice correspondiente de los productos básicos, respectivamente (como se explica más adelante).

Capitales extranjeros

Los datos sobre los saldos de la inversión extranjera directa (IED), la inversión de cartera y los instrumentos de deuda están tomados de Lane y Milesi-Ferretti (2006)28, y en el caso de varios países se extendieron retrospectivamente. Como en el caso anterior, los datos sobre el PIB provienen de las bases de datos de World Development Indicators y Perspectivas de la economía mundial. Los datos sobre la deuda externa pública y privada utilizados en el estudio de sucesos están tomados de la base de datos de World Development Indicators.

Valor unitario de las manufacturas

El índice del valor unitario de las manufacturas (VUM) de las Naciones Unidas mide los valores unitarios de las exportaciones de productos manufacturados (Clasificación Uniforme para el Comercio Internacional, CUCI, 5–8) de 24 economías de mercados desarrollados. Los datos están tomados de las bases de datos del Manual de Estadísticas de la UNCTAD29 y de Perspectivas de la economía mundial.

Precios de los productos básicos

Los índices de precios de los productos básicos (globalmente, alimentos y bebidas, energía e insumos industriales) provienen de una base de datos del FMI30. Los datos sobre estos agregados se remontan a 1980 y se extienden retrospectivamente sobre la base de las estadísticas individuales publicadas y su ponderación dentro del agregado correspondiente. Los precios de exportación e importación específicos de cada país utilizados en las regresiones son 32 precios reales de productos básicos ponderados geométricamente de acuerdo con la proporción que la respectiva exportación o importación de cada uno ocupa dentro del PIB, promediada a lo largo del período 1980–2006 (véase la descripción de los términos de intercambio de los productos básicos a continuación).

Términos de intercambio de los productos básicos

Los términos de intercambio de los productos básicos específicos de cada país se definen como la relación entre los precios de exportación de los productos básicos y los precios de importación de los productos básicos, tal como se indica a continuación:

siendo Pit los precios individuales de los productos básicos, MUVt el índice del valor unitario de las manufacturas, Xij la proporción que la exportación del producto básico i ocupa dentro del comercio total (promedio) del país j y Mij la proporción que la importación del producto básico i ocupa dentro del comercio total (promedio) del país j31.

Este índice abarca los precios de 32 productos básicos tomados de la base de datos sobre productos básicos del FMI: camarones, carne de res, carne de cordero, trigo, arroz, maíz, plátanos, azúcar, café, cacao, té, harina de soja, harina de pescado, cueros, soja, caucho natural, trozas de frondosas, algodón, lana, minerales férreos, cobre, níquel, aluminio, plomo, cinc, estaño, aceite de soja, aceite de girasol, aceite de palma, aceite de coco, oro y petróleo crudo.

Los datos de exportación e importación de los distintos productos básicos están tomados de la base de datos COMTRADE de las Naciones Unidas y divididos por el comercio (promedio) total, tras lo cual las proporciones resultantes se promedian a lo largo del período 1980–2006. En el estudio de sucesos y las regresiones, la escala de las ponderaciones se ajusta también de acuerdo con la proporción que el comercio total (promedio) ocupa dentro del PIB de cada país (promediado a lo largo del período 1980–2006) extraída de las bases de datos de World Development Indicators y Perspectivas de la economía mundial.

Comercio bilateral

Los datos sobre el comercio bilateral de bienes están tomados de la base de datos Direction of Trade Statistics del FMI. Los datos por sector provienen de la base de datos COMTRADE de las Naciones Unidas y utilizan la revisión 3 de la CUCI. Los datos sobre el sector manufacturero combinan la CUCI 5–8, excluido el grupo 68 (metales no férreos). El sector de los productos básicos combina la CUCI 0–4, incluido el grupo 68. Los valores que faltan están interpolados. Los volúmenes se calculan deflactando los valores nominales según el índice del valor unitario de las manufacturas y el índice global de precios de los productos básicos, respectivamente, como en el caso anterior.

Restricciones al comercio internacional

La repatriación de los ingresos por exportación, los requisitos de cesión, los controles a la IED y la liquidación de la IED están tomados de las ediciones de distintos años de Annual Report on Exchange Arrangements and Exchange Restrictions del FMI. La tasa arancelaria promedio es el promedio de la tasa efectiva (la relación entre los ingresos arancelarios y el valor de las importaciones) y el promedio de las tasas arancelarias no ponderadas extraído de una base de datos construida por el personal técnico del FMI. En algunos casos, esta serie se basa en la tasa efectiva o en la tasa no ponderada promedio, según la disponibilidad de datos; los valores que faltan se interpolan. Las regresiones utilizan el índice de apertura comercial de Wacziarg y Welch (2003), basándose en las tasas arancelarias promedio, las barreras no arancelarias promedio, la prima promedio aplicada al tipo de cambio en el mercado paralelo, la presencia de juntas de comercialización de las exportaciones y la presencia de un sistema económico socialista (el índice es 0 antes de la liberalización y 1 al comienzo de la liberalización)32.

Restricciones a la cuenta de capital

Uno de los indicadores está tomado de Chinn e Ito (2006)33 y se basa en algunos de los principales componentes de varios indicadores de las restricciones a la cuenta de capital y a la cuenta corriente extraídos de Annual Report on Exchange Arrangements and Exchange Restrictions. Otro indicador es una versión actualizada de Grilli y Milesi-Ferretti (1995) e incluye restricciones a las transacciones de la cuenta de capital tomadas de Annual Report on Exchange Arrangements and Exchange Restrictions.

Tipos de cambio efectivos y sobrevaloración

Los tipos de cambio reales y nominales efectivos están tomados del sistema de notificación de información del FMI. Estos datos están empalmados con información extraída de la base de datos de World Development Indicators para obtener la mejor cobertura geográfica y temporal posible. En el estudio de sucesos, los tipos de cambio efectivos se miden como desviaciones porcentuales respecto de la tendencia, basándose en un filtro Hodrick-Prescott. En las regresiones, el indicador de la sobrevaloración utiliza la diferencia logarítmica entre el tipo de cambio real efectivo y la tendencia, calculada con un filtro Hodrick-Prescott.

Flexibilidad cambiaria

Se mide mediante el índice aproximado de flexibilidad del tipo de cambio de facto elaborado por Reinhart-Rogoff, comprimido en un indicador de tres variables (en el cual 1 denota un tipo de cambio fijo o vinculado; 2, un régimen intermedio; y 3, una flotación libre). La clasificación de Reinhart-Rogoff tiene en cuenta la existencia de tipos dobles o mercados paralelos en algunas economías y utiliza la volatilidad de los tipos de cambio determinados por el mercado para clasificar estadísticamente los regímenes cambiarios34.

Políticas e instituciones macroeconómicas

La calidad institucional se mide mediante la variable “restricciones al Poder Ejecutivo” del conjunto de datos Polity IV de Marshall, Jaggers y Gurr (2004)35. La variable se mueve en una escala de siete categorías; cuanto más alto el valor, más eficaces los límites que debe respetar el Poder Ejecutivo. En la categoría 1, el Poder Ejecutivo tiene autoridad de decisión ilimitada; en la 7, está sujeto al máximo grado de rendición de cuentas ante un grupo de igual poder, como el Poder Legislativo. El balance del gobierno general y el saldo en cuenta corriente están tomados de las bases de datos de World Development Indicators y Perspectivas de la economía mundial.

Principales indicadores macroeconómicos

Los datos sobre el PIB real, la inversión interna y el consumo público y privado están extraídos de las bases de datos de World Development Indicators y Perspectivas de la economía mundial. Están combinados y empalmados para obtener la mejor cobertura geográfica y temporal posible.

Desarrollo financiero

Se mide usando la relación entre el crédito otorgado al sector privado por bancos y otras instituciones financieras, y el PIB. La información está tomada de la base de datos sobre estructura y desarrollo financiero de Beck, Demirgüç-Kunt y Levine (2007)36. Para tener en cuenta las no linealidades, las regresiones emplean tanto el nivel como el cuadrado de esta variable.

Apertura comercial y tasa arancelaria promedio de los países vecinos

Las regresiones usan la apertura comercial de los países vecinos medida según el promedio ponderado del índice de apertura comercial de Wacziarg y Welch (2003) en otros países (descrito anteriormente). El estudio de sucesos utiliza la tasa arancelaria promedio de los países vecinos medida según el promedio ponderado de la tasas arancelarias promedio en otros países (como se explica arriba). En ambos casos, las ponderaciones están relacionadas con el PIB de otros países en dólares de EE.UU. del año 2000 y con el inverso de la distancia del país en cuestión. Las distancias son distancias en grandes círculos, calculadas según las coordenadas geográficas de la publicación World Factbook de la Central Intelligence Agency (CIA)37.

Distancia económica

Se mide como la distancia (logarítmica) entre un país determinado y otros países, ponderada según el PIB de otros países en dólares de EE.UU. del año 2000 en relación con el PIB de todos los países en dólares de EE.UU. del año 2000. Las distancias son distancias en grandes círculos, calculadas según las coordenadas geográficas de la publicación World Factbook.

Salida al mar y superficie

Se asigna un valor de 1 a los países sin salida al mar y de 0 a los demás. La superficie está expresada en kilómetros cuadrados. Los datos están tomados de la publicación World Factbook.

Metodología del estudio de sucesos

El estudio de sucesos de los auges y los colapsos de los precios de los productos básicos utiliza los términos de intercambio de los productos básicos antes descritos. Este indicador reconoce auges y colapsos específicos de cada país ocurridos entre 1970 y 2007. El procedimiento de cálculo de fechas sigue en gran medida la metodología de Cashin, McDermott y Scott (2002) y está basado en la detección de puntos de inflexión (crestas y valles) en las series38. Los puntos de inflexión se determinan usando datos anuales específicos de cada país, lo cual significa que los ciclos no pueden ser demasiado cortos y que las fechas pueden ser diferentes entre un país y otro. Una vez detectados los puntos de inflexión se calcula su duración y amplitud (la variación acumulativa de los términos de intercambio del producto básico) entre cresta y valle y entre valle y cresta. Acto seguido, se identifican los auges y los colapsos como períodos de aumento o disminución, respectivamente, de los términos de intercambio de los productos básicos con amplitudes que coinciden con el cuartil superior de todos los episodios con esas características en la totalidad de la muestra. De acuerdo con este procedimiento, ocurrieron 327 auges y 321 colapsos.

El episodio actual se aborda con un criterio parecido, pero como aún está en curso se toma 2007 como la cresta para todos los países de la muestra. En 2006 se registraron varias crestas que se consideran como parte del episodio actual. Su fecha de comienzo es el último valle específico de un país que siguió a la última cresta. A continuación se calculan las amplitudes correspondientes del país en cuestión y se reconocen como auges los episodios en los cuales el aumento acumulativo de los términos de intercambio de los productos básicos supera el umbral del cuartil superior, como se describió antes. El resultado son 30 auges, 19 de los cuales están ocurriendo en países exportadores de combustibles y 6 en países exportadores de productos básicos no combustibles.

Estos auges y colapsos específicos de cada país forman la base del estudio de sucesos, cuyos resultados aparecen en el gráfico 5.11. Por cada variable de interés se calcula la variación porcentual anual promedio (variación anual promedio en el caso de los tipos de cambio efectivos medidos como desviaciones porcentuales respecto de la tendencia) durante cada auge y cada colapso, según la disponibilidad de datos. A continuación, se obtienen por separado las medianas de todas esas variaciones en los auges pasados, los colapsos pasados y el auge actual. Por último, se calculan las diferencias entre las medianas de auges y colapsos pasados, y del auge actual y los auges pasados.

El estudio de sucesos se centra en tres submuestras distintas, además de la muestra completa de auges y colapsos: grandes auges, exportadores de combustibles y exportadores de productos básicos no combustibles. Los grandes auges (colapsos) se definen como auges (colapsos) con amplitudes que caen en el cuartil superior de todos los auges (colapsos). Según esta definición, 17 de los episodios actuales son grandes auges. Las definiciones de exportadores de combustibles y exportadores de productos básicos no combustibles figuran arriba.

Análisis econométrico

El análisis econométrico (cuadros 5.15.5) utiliza las siguientes variables dependientes:

  • Comercio exterior/PIB, Exportación neta/PIB, Exportación/PIB e Importación/PIB, en términos de valor (cuadro 5.1).
  • Comercio exterior de productos básicos/PIB, Exportación neta de productos básicos/PIB, Exportación de productos básicos/PIB e Importación de productos básicos/PIB, en términos de valor (cuadro 5.2).
  • Comercio exterior/PIB, Exportación neta/ PIB, Exportación/PIB e Importación/PIB, en términos de volumen (cuadro 5.3).
  • Comercio exterior de productos básicos/PIB, Exportación neta de productos básicos/PIB, Exportación de productos básicos/PIB e Importación de productos básicos/PIB, en términos de volumen (cuadro 5.4).
  • Instituciones generales, medidas según la variable “restricciones al Poder Ejecutivo” descrita arriba (cuadro 5.5).
  • Apertura comercial, medida según el índice de apertura comercial de Welch y Wacziarg (2003) (cuadro 5.5).
  • Restricciones cambiarias, medidas según la media de las restricciones a las transacciones de la cuenta de capital y la cuenta corriente extraídas de Annual Report on Exchange Arrangements and Exchange Restrictions (cuadro 5.5).
  • Sobrevaloración del tipo de cambio (cuadro 5.5). Las variables explicativas utilizadas en el análisis son las descritas arriba.

Todas las regresiones entre secciones se calcularon utilizando valores promedio durante el período 1970–2005. Las regresiones de datos de panel se estimaron usando todas las observaciones quinquenales publicadas, a partir de 1970, y usando efectos fijos de cada país.

Para elaborar el gráfico 5.12 se comenzó estimando cada regresión en base a la totalidad de la muestra. Acto seguido, se dividió la muestra entre la década de 1980 y la de 2000, y se calcularon los valores medios de las variables dependientes y explicativas de cada submuestra. Por cada variable explicativa, se multiplicó la diferencia del valor medio de todas las submuestras por el coeficiente pertinente (estimado en base a la totalidad de la muestra). Así se obtuvo la contribución de la variable explicativa de interés a la diferencia (media) de la variable dependiente entre distintas décadas.

Referencias

    AkinÇigdem and M. AyhanKose2007Changing Nature of North-South Linkages: Stylized Facts and ExplanationsIMF Working Paper 07/280 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    AndersonKymWillMartin y Dominique vander Mensbrugghe2006Market and Welfare Implications of Doha Reform Scenarios” en Agricultural Trade Reform and the Doha Development AgendaKymAnderson y WillMartin compiladores (Nueva York: Palgrave Macmillan).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BaierScott L. y Jeffrey H.Bergstrand2007Do Free Trade Agreements Actually Increase Members’ International Trade?Journal of International Economics vol. 71 (marzo) págs. 7295.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BaldwinRobert E.2003Openness and Growth: What’s the Empirical Relationship?NBER Working Paper No. 9578 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BeckThorstenAsliDemirgüç-Kunt y RossLevine2000 (versión revisada el 17 de octubre de 2007) “A New Database on Financial Development and StructureWorld Bank Economic Review vol. 14 (septiembre) págs. 597605. Disponible en Internet: www.econ.worldbank.org/staff/tbeck.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BergAndrew y AnneKrueger2003Trade, Growth, and Poverty: A Selective SurveyIMF Working Paper 03/30 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BlattmanChristopherJasonHwang y Jeffrey G. Williamson2007Winners and Losers in the Commodity Lottery: The Impact of Terms of Trade Growth and Volatility in the Periphery 1870–1939Journal of Development Economics vol. 82 (enero) págs. 15679.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    BrodaChristian y DavidWeinstein2004Globalization and the Gains from VarietyNBER Working Paper No. 10314 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CashinPaul y C. JohnMcDermott2002The Long-Run Behavior of Commodity Prices: Small Trends and Big VariabilityIMF Staff Papers vol. 49 (julio) págs. 17599.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CashinPaul y C. JohnMcDermott y AlasdairScott2002Booms and Slumps in World Commodity PricesJournal of Development Economics vol. 69 (1 de octubre) págs. 27796.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CashinPaulLuis F.Céspedes y RatnaSahay2004Commodity Currencies and the Real Exchange RateJournal of Development Economics vol. 75 (octubre) págs. 23968.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    ChenYu-chin y KennethRogoff2003Commodity CurrenciesJournal of International Economics vol. 60 (mayo) págs. 13360.

    ChinnMenzie y HiroIto2006What Matters for Financial Development? Capital Controls, Institutions, and InteractionsJournal of Development Economics vol. 81 (octubre) págs. 16392. Disponible en Internet: www.web.pdx.edu/~ito.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CollierPaul y BenediktGoderis2007Commodity Prices, Growth, and the Natural Resource Curse: Reconciling a ConundrumCSAE Working Paper No. 2007–15 (Oxford: University of Oxford, Center for the Study of African Economies). Disponible en Internet: www.csae.ox.ac.uk/workingpapers/pdfs/2007–15text.pdf.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)2007World Investment Report 2007: Transnational Corporations Extractive Industries and Development (Nueva York).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CordenW. Max1984Booming Sector and Dutch Disease Economics: Survey and ConsolidationOxford Economic Papers vol. 36 (noviembre) págs. 35980.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CordenW. Maxy J. Peter Neary1982Booming Sector and De-Industrialisation in a Small Open EconomyEconomic Journal vol. 92 (diciembre) págs. 82548.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    CravinoJavierDanielLederman y MarceloOlarreaga2007Substitution Between Foreign Capital in China, India, the Rest of the World, and Latin America: Much Ado about Nothing?Policy Research Working Paper No. 4361 (Washington: Banco Mundial).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    DeatonAngus1999Commodity Prices and Growth in AfricaJournal of Economic Perspectives vol. 13 (tercer trimestre) págs. 2340.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    DeatonAngusyRonald Miller1996International Commodity Prices, Macroeconomic Performance, and Politics in Sub-Saharan AfricaJournal of African Economies vol. 5 (octubre) págs. 99191.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    Dell’AricciaGiovanniJulian di GiovanniAndré FariaM. AyhanKosePaoloMauroJonathanOstryMartinSchindler y MarcoTerrones2007Reaping the Benefits of Financial Globalization” (Washington: Fondo Monetario Internacional). Disponible en Internet: www.imf.org/external/np/res/docs/2007/0607.htm.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    DollarDavid y AartKraay2003Institutions, Trade, and GrowthJournal of Monetary Economics vol. 50 (enero) págs. 13362.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    DollarDavid y AartKraay2004Trade, Growth, and PovertyEconomic Journal vol. 114 (febrero) págs. F22–F49.

    EdwardsSebastian1993Openness, Trade Liberalization, and Growth in Developing CountriesJournal of Economic Literature vol. 31 (septiembre) págs. 135893.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    EdwardsSebastiany JonathanOstry1990Anticipated Protectionist Policies, Real Exchange Rates, and the Current Account: The Case of Rigid WagesJournal of International Money and Finance vol. 9 (junio) págs. 20619.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    Fondo Monetario Internacional (FMI)2007aRegional Economic Outlook: Sub-Saharan Africaabril (Washington).

    Fondo Monetario Internacional (FMI)2007bRegional Economic Outlook: Asia and Pacificoctubre (Washington).

    FrankelJeffrey A. y DavidRomer1999Does Trade Cause Growth?American Economic Review vol. 89 (junio) págs. 37999.

    GoldsteinAndreaNicolasPinaudHelmutReisen y XiaobaoChen2006The Rise of China and India: What’s in It for Africa?OECD Development Center Study (París: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    GrilliVittorio y Gian MariaMilesi-Ferretti1995Economic Effects and Structural Determinants of Capital ControlsStaff PapersFondo Monetario Internacional vol. 42 (septiembre) págs. 51751.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    HallaertJean-Jacques2006A History of Empirical Literature on the Relationship Between Trade and GrowthMondes en Développement vol. 34 (marzo) págs. 6377.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    HardingDon y AdrianPagan2006Synchronization of CyclesJournal of Econometrics vol. 132 No. 1 págs. 5979.

    HarrisonAnn y HelenaTang2005Trade Liberalization: Why So Much Controversy?” en Economic Growth in the 1990s: Learning from a Decade of ReformN. RobertoZagha compilador (Washington: Banco Mundial), págs. 13156.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    HenryPeter B.2007Capital Account Liberalization: Theory, Evidence, and SpeculationJournal of Economic Literature vol. 45 (diciembre) págs. 887935.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    HestonAlanRobertSummers y BettinaAten2006Penn World Table Version 6.2Center for International Comparisons of Production Income and Prices at the University of Pennsylvania (Philadelphia: University of Pennsylvania, September). Disponible en Internet: pwt.econ.upenn.edu/php_site/pwt_index.php.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    IshiiShogoKarlHabermeieret al.2002Capital Account Liberalization and Financial Sector StabilityIMF Occasional Paper No. 211 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    JohnsonSimonJonathan D.Ostry y ArvindSubramanian2007The Prospects for Sustained Growth in Africa: Benchmarking the ConstraintsNBER Working Paper No. 13120 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    KoseM. AyhanEswar S.PrasadKennethRogoff y Shang-JinWei2006Financial Globalization: A ReappraisalIMF Working Paper 06/189 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    KoseM. AyhanEswar S.PrasadKennethRogoff y Shang-JinWei2008Financial Globalization and Economic PoliciesIMF Working Paper de próxima edición (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    KruegerAnne1998Why Trade Liberalisation Is Good for GrowthEconomic Journal vol. 108 (septiembre) págs. 151322.

    LanePhilip R. y Gian MariaMilesi-Ferretti2006The External Wealth of Nations Mark II: Revised and Extended Estimates of Foreign Assets and Liabilities, 1970–2004IMF Working Paper 06/69 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    LedermanDanielMarceloOlarreaga y IsidroSoloaga2007The Growth of China and India in World Trade: Opportunity or Threat for Latin America and the Caribbean?Policy Research Working Paper No. 4320 (Washington: Banco Mundial).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    LeeJaewooGian MariaMilesi-FerrettiJonathanOstryAlessandroPrati y LucaAntonio Ricci2008Exchange Rate Assessments: CGER MethodologiesIMF Occasional Paper No. 261 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    MarshallMontyKeithJaggers y TedGurr2004Polity IV Project: Political Regime Characteristics and Transitions, 1800–2004” (College Park, Maryland: University of Maryland, Center for International Development and Conflict Management). Disponible en Internet: www.cidcm.umd.edu/polity.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    OstryJonathan1988Balance of Trade, Terms of Trade, and Real Exchange Rate: An Intertemporal Optimizing FrameworkStaff PapersFondo Monetario Internacional vol. 35 págs. 54173.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    OstryJonathany AndrewRose1992An Empirical Evaluation of the Macroeconomic Effects of TariffsJournal of International Money and Finance vol. 11 (febrero) págs. 6379.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    PaganAdrian R. y Kirill A.Sossounov2003A Simple Framework for Analysing Bull and Bear MarketsJournal of Applied Econometrics vol. 18 (enero/febrero) págs. 2346.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    PrebischRaul1950The Economic Development of Latin America and Its Principal Problems” (Nueva York: Naciones Unidas).

    QuinnDennis y A. MariaToyoda2006Does Capital Account Liberalization Lead to Growth?” (inédito; Washington: Georgetown University). Disponible en Internet: faculty.msb.edu/quinnd/papers/capital_liberalization_growth_Dec2006.pdf.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    ReinhartCarmen y KennethRogoff2004The Modern History of Exchange Rate Arrangements: A ReinterpretationQuarterly Journal of Economics vol. 119 (febrero) págs. 148.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    RodríguezFrancisco y DaniRodrik2002Trade Policy and Economic Growth: A Skeptic’s Guide to the Cross-National Evidence” en NBER Macroeconomics Annual 2000Ben S.Bernanke y Kenneth Rogoffcompiladores (Cambridge, Massachusetts: MIT Press).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    SingerHans W.1950The Distribution of Gains between Investing and Borrowing CountriesAmerican Economic Review Papers and Proceedings vol. 40 (mayo) págs. 47385.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    van der PloegFrederick2006Challenges and Opportunities for Resource Rich EconomiesCEPR Discussion Paper No. 5688 (Londres: Centre for Economic Policy Research).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    WacziargRomain y KarenHorn Welch2003Trade Liberalization and Growth: New EvidenceNBER Working Paper No. 10152 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

    • Search Google Scholar
    • Export Citation

    WintersL. Alan2004Trade Liberalisation and Economic Performance: An OverviewEconomic Journal vol. 114 (febrero) págs. F4–F21.

    • Search Google Scholar
    • Export Citation
1Véanse, por ejemplo, Baier y Bergstrand (2007) y Dell’Ariccia et al. (2007).
2Véanse Deaton (1999) sobre la experiencia de África, y Blattman, Hwang y Williamson (2007) sobre la trayectoria histórica. En cuanto a la maldición de los recursos, véanse Collier y Goderis (2007), y la síntesis de Van der Ploeg (2006).
3El mal holandés se produce cuando el aumento de los ingresos derivados de los productos naturales hace subir el tipo de cambio real y le resta competitividad a otras exportaciones, sobre todo la de manufacturas. Corden y Neary (1982) y Corden (1984) realizan un análisis clásico. Véanse también Ostry (1988) y Edwards y Ostry (1990).
4El comportamiento de los precios de los productos básicos es un tema polémico para los estudiosos del tema desde que Prebisch (1950) y Singer (1950) detectaron una tendencia bajista en los datos. Véase, entre otros, Cashin y McDermott (2002).
5Deaton y Miller (1996) y Cashin, Céspedes y Sahay (2004) hacen una interpretación parecida de los precios de exportación de los productos básicos específicos de un país. El indicador de los términos de intercambio utilizado en este capítulo tiene en cuenta los precios de exportación y de importación de los productos básicos, y también neutraliza la importancia de los productos básicos en el comercio global de cada país. Lee et al. (2008) usan un indicador parecido. En el apéndice 5.1 aparece una descripción detallada.
6Se definen como exportadores de combustibles los países cuya exportación total está constituida en más del 50% por combustibles y como exportadores de productos básicos primarios no combustibles los países cuya exportación total está constituida en más del 50% por otros productos básicos primarios. La definición de exportadores de productos básicos abarca los exportadores de productos básicos primarios tanto combustibles como no combustibles.
7Corresponde señalar que los efectos en los términos de intercambio varían dentro de las regiones. Como el boom actual beneficia más a los exportadores de combustibles que a los exportadores de otros productos básicos, no todos los países de África subsahariana y América Latina se ven beneficiados. Véase, por ejemplo, FMI (2007a).
8Esta conclusión es válida para los países de la CEI que exportan combustibles. La CEI está integrada por grandes exportadores de combustibles y de productos básicos no combustibles, en tanto que los países de Europa central y oriental tienden a ser importadores netos de productos básicos primarios.
9Por ejemplo, en África subsahariana, las manufacturas de minerales no metálicos (principalmente diamantes) originan un porcentaje considerable de las exportaciones manufactureras, aunque actualmente se encuentran en rápido aumento las exportaciones de equipos de transporte y vestimenta (véase FMI, 2007a). Las exportaciones de vestimenta también se están intensificando a gran velocidad en América Latina y Oriente Medio y Norte de África, aunque en esta última región las manufacturas relacionadas con los recursos naturales representan una importante categoría de exportación.
10El comercio intrarregional en Asia es un componente importante del aumento generalizado del comercio entre los países en desarrollo (véase FMI, 2007b).
11Las implicaciones del surgimiento de China e India para la integración de otras economías en desarrollo en la economía mundial son objeto de un cuerpo de investigación creciente, pero aún no del todo concluyente. Véanse, entre otros, Lederman, Olarreaga y Soloaga (2007), y Cravino, Lederman y Olarreaga (2007) sobre América Latina, y Goldstein et al. (2006) sobre África.
12Obviamente, existe la posibilidad de que la mejora del saldo público y en cuenta corriente en los países exportadores de productos básicos refleje en parte el impacto directo de las exportaciones de productos básicos, y no cambios más estructurales. Más adelante aparece una comparación más directa del auge actual de los precios de los productos básicos con episodios anteriores.
13Las ponderaciones de los precios individuales dentro de los términos de intercambio de los productos básicos están ajustadas en escala en función de la proporción (promediada a lo largo del período) del comercio total (promedio) dentro del PIB nacional. Para más detalles, consúltese el apéndice 5.1.
14Un auge (colapso) se define como cualquier período que comienza con un valle (cresta) de los términos de intercambio de los productos básicos y finaliza con una cresta (valle), y durante el cual la variación acumulativa de los términos de intercambio de los productos básicos cae en el cuartil superior de todos los episodios ocurridos a lo largo de la muestra. El apéndice 5.1 contiene más detalles. Véase también Cashin, McDermott y Scott (2002).
15Como las ponderaciones de los respectivos precios en los términos de intercambio de los productos básicos están ajustadas a escala en función de la importancia del producto básico en la economía general, los aumentos parecen más pequeños en el índice modificado. Si no se neutraliza la cuota del comercio exterior total dentro del PIB, el aumento de los términos de intercambio de los productos básicos es 25,3% durante el auge actual y 9,2% durante auges previos en un país promedio. Estos porcentajes serían aún más altos si al calcular los términos de intercambio de los productos básicos no se neutralizara la importancia de los productos básicos en el comercio exterior global de cada país.
16En el apéndice 5.1 se presentan más detalles de los cálculos de este estudio, así como definiciones precisas de los subconjuntos de sucesos y países. Como el boom actual está centrado en los exportadores de combustibles, la comparación con auges pasados en exportadores de productos básicos no combustibles está basada en escasas observaciones y debe usarse con cierta precaución.
17Esta transición del crecimiento de la exportación—de productos básicos a manufacturas—no fue lo suficientemente intensa en los países exportadores de combustibles (donde la composición de las exportaciones está mucho más inclinada hacia los productos básicos) como para hacer crecer más rápido el volumen de exportación total.
18Los vínculos entre los precios de los productos básicos y los tipos de cambio reales en los países que dependen de esos productos son objeto de varios análisis (véanse Chen y Rogoff, 2003, y Cashin, Céspedes y Sahay, 2004), según los cuales los precios de exportación de los productos básicos suelen tener gran influencia en los tipos de cambio reales de muchos países productores, aunque en los países cuyo tipo de cambio nominal está vinculado a otra moneda esa relación está expuesta a cambios estructurales y puede ser más débil.
19En el grupo de los exportadores de combustibles, la mitad de los auges ocurrió en países cuya moneda estaba vinculada al dólar. Por el contrario, ninguno de los exportadores de productos básicos no combustibles que experimentaron un boom tenían ese régimen cambiario.
20La correlación entre el tipo de cambio nominal efectivo de Estados Unidos y el índice global de precios de los productos básicos en términos reales es negativa y más del 40% en valor absoluto.
21Aunque muchos exportadores de petróleo siguen vinculando su moneda al dólar, los exportadores de productos básicos no combustibles (como Chile) sufrieron a causa de la depreciación de la moneda de sus socios comerciales, entre ellos Estados Unidos.
22Corresponde señalar que la pujanza de la demanda local durante los últimos años estimuló la exportación manufacturera durante el auge de precios actual.
23La IED llegó a una amplia variedad de economías en desarrollo y la inversión en cartera estuvo más focalizada. Por lo tanto, la cobertura en términos de países es más limitada en el caso de la inversión en cartera.
24Formalmente, por cada variable de interés de la integración, la significancia económica de los resultados se puede medir dividiendo la muestra en dos subperíodos. Tomando los coeficientes estimados basados en la totalidad de la muestra es posible calcular qué regresores explican el grueso de la variación de la variable dependiente entre los subperíodos.
25Los países aparecen en este grupo si los combustibles ocupan más de 50% de la exportación.
26Los países aparecen en este grupo si los productos básicos primarios no combustibles ocupan más de 50% de la exportación.
27Para más detalles, consúltese http://go.worldbank.org/3JU2HA60D0.
31Véase también Lee et al. (2008), que utiliza un indicador parecido.
38Véase también Pagan y Sossounov (2003), que aplican un enfoque parecido para calcular las fechas de los auges y los colapsos de los precios de la renta variable.

    Other Resources Citing This Publication